Escalada de violencia

Gaza e Israel entran en guerra tras la ofensiva sorpresa de Hamás

Guerra en Israel: últimas noticias, en directo

30 años de Oslo: Israel y Palestina condenadas al "conflicto loco e intratable"

MULTIMEDIA | Israel: origen y evolución del país de la paz imposible

Andrea López-Tomàs

Andrea López-Tomàs

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Nueva escalada de violencia en Tierra Santa. Como no se ha visto en años. Después del año más mortífero en la Cisjordania ocupada, este sábado las milicias de Gaza han lanzado centenares de cohetes hacia Israel en un ataque sin precedentes bautizado como “Operación Tormenta al Aqsa”, en referencia a la mezquita de Jerusalén. "Ciudadanos de Israel, estamos en guerra; esto no es una operación ni una escalada, sino una guerra", ha dicho el primer ministro israelí, Binyamín Netanyahu, en su primera declaración tras el lanzamiento de la ofensiva esta madrugada. Los miles de cohetes de Hamás han matado al menos 300 israelís y han causado 1.590 heridos. La respuesta aérea de Israel sobre la Franja de Gaza ha matado a 230 palestinos y los heridos superan los 1.700.

Netanyahu declara el estado de guerra tras el ataque masivo de Hamás contra Israel

Cincuenta años y un día después de la ofensiva sorpresa de los Ejércitos árabes que dio paso a la guerra del Yom Kippur, el aparato de seguridad israelí trata de compensar como puede un error a la altura del de hace medio siglo. Hace una semana, los altos cargos de seguridad israelís afirmaron que Hamás no quería un conflicto con Israel. Ahora, el Estado hebreo se enfrenta a un escenario jamás visto. Las bajas en el Ejército son destacadas, hay civiles secuestrados en los municipios israelís fronterizos y también hay gente cautiva en Gaza. Hamás mantiene el control de 22 puestos dentro de Israel, la primera vez que palestinos se apoderan de territorio dentro de las fronteras desde 1948. El factor sorpresa del ataque ya ha hecho que algunos expertos lo consideren “el fracaso de seguridad más grande en Israel desde 1973”, cuando tuvo lugar la guerra del Yom Kippur.

"Nuestro país está en guerra y la vamos a ganar", ha añadido el primer ministro, que ha convocado una reunión de urgencia de su consejo de seguridad. "Nuestro enemigo pagará un precio que no ha conocido jamás", ha afirmado a la vez que decenas de aviones de combate israelís han empezado a atacar objetivos de la Yihad Islámica y Hamás en la Franja. Durante la operación "Espadas de hierro", en respuesta al ataque sorpresa múltiple, también han bombardeado y reducido a escombros edificios residenciales. La Franja de Gaza no volverá a ser la misma después de esta guerra.

Semanas de tensión

Tal vez lo más sorprendente es que el ataque, más allá de ser completamente inesperado, ha llegado por tierra, mar y aire. A lo largo de la frontera con Gaza, los activistas palestinos se han hecho con el control de una gran zona que incluye comunidades y puestos avanzados del Ejército israelí. En algunas zonas, los infiltrados desde el enclave en parapente aún mantienen israelís rehenes dentro de sus casas y otros edificios. Frente a ellos se producen feroces intercambios de disparos. Decenas de pistoleros palestinos han muerto en enfrentamientos con el Ejército israelí, pero en muchas localidades, las fuerzas de seguridad aún no ha recuperado el control. "Estamos siendo masacrados; no hay ejército, han pasado seis horas, la gente está rogando por sus vidas", imploraba al mediodía una habitante de un kibutz al sur del país, en declaraciones al medio israelí Haaretz.

Israel declara el estado de guerra tras una ola de ataques de Hamás

Los ataques se enmarcan en un contexto de elevada tensión en los territorios palestinos por las muertes de cuatro palestinos en Cisjordania, los ataques crecientes de colonos israelís, especialmente en la localidad de Huwara, y las tensiones en el complejo de mezquitas de Al Aqsa. Este 2023 estaba siendo el año más mortífero en la Cisjordania ocupada con casi 200 muertos por fuego israelí.

Las festividades judías terminan este fin de semana con el Sukkot, y, durante las últimas semanas, varios judíos han irrumpido en las inmediaciones del complejo sagrado musulmán. Las continuadas protestas en la frontera con Gaza en el último mes han aumentado las tensiones entre ambos bandos. 

Objetivo: liberar a los presos palestinos

"Advertimos contra el daño a la mezquita de Al Aqsa y que no podemos tolerar eso", ha declarado Ismail Haniyeh, jefe de la oficina política de Hamás. "También les advertimos que no continuaran con la política de cambio demográfico en Cisjordania y la aceleración del proyecto de asentamientos, pero continúan las incursiones en las ciudades y los campos de refugiados", ha añadido, tildando a Israel de "arrogante". Saleh al Arouri, subjefe del buró político de Hamás, ha afirmado que el grupo ha capturado suficientes soldados israelíes para que las autoridades israelíes liberaran a todos los prisioneros palestinos en sus cárceles. “Logramos matar y capturar a muchos soldados israelíes; los combates continúan”, ha dicho a Al Jazeera.

El partido Likud de Netanyahu ha publicado una declaración en la que afirma que el primer ministro ha ofrecido al jefe del partido Unidad Nacional, Benny Gantz, y al líder de la oposición, Yair Lapid, ingresar en un "gobierno de emergencia amplio". Lapid le tendió la mano horas antes ya que considera que Netanyahu "sabe que con la composición extrema y disfuncional del actual gabinete, es imposible hacer la guerra". A su vez, el presidente estadounidense Joe Biden ha condenado los "ataques terroristas en Israel" y ha dicho que le ha transmitido a Netanyahu la disposición de Estados Unidos "a ofrecer todos los medios apropiados de apoyo al Gobierno y al pueblo de Israel". En los territorios palestinos ocupados, la violenta respuesta del Ejército israelí a las protestas de la ciudadanía palestina se ha cobrado varias vidas.

Para Hamás, poder entrar en Israel superando la militarizada valla que los separa es un gran éxito. “Ya es suficiente”, ha afirmado Deif en un vídeo grabado que anima a los palestinos a unirse a la lucha. También ha dicho que Hamás lanzado más de 5.000 cohetes contra Israel, aunque el Ejército israelí ha contabilizado 2.200. El Ejército israelí ha señalado que Hamás “enfrentará las consecuencias y la responsabilidad”. En Israel, las autoridades han pedido a su ciudadanía que permanezca cerca de refugios antiaéreos en sus casas. En la Franja de Gaza, languidece otra población sin refugios donde protegerse y condenada a vivir en la “mayor cárcel a cielo abierto del mundo” tras 16 años de bloqueo israelí.