Oleada de fuego

El clima extremo y los pirómanos expanden los incendios en el sur de Europa y norte de África

Bomberos intentan apagar los incendios que rodean la ciudad de Palermo, en Sicilia. En vídeo, los incendios de Palermo. / Foto: Francesco Militello Mirto / EFE | Vídeo: EFE

3
Se lee en minutos
Irene Savio
Irene Savio

Periodista

ver +

El verano vuelve a convertirse, un año más, en una auténtica pesadilla climática para miles de personas en el sur de Europa y el norte de África. Los eventos atmosféricos extremos, las altas temperaturas y los incendios desbocados, muchos de los cuales se creen intencionados, ya han dejado esta semana decenas de heridos y alrededor de medio centenar de muertos. Este es el balance parcial de víctimas de los últimos días en Italia, Argelia, Túnez, Grecia, Portugal y el sur de Francia.

Uno de los últimos países en sumarse a la lista ha sido precisamente Italia, donde todavía siguen activos varios incendios. Las regiones más afectadas por el fuego son, de momento, las sureñas Apulia, Calabria y Sicilia, donde la suma de incendios registrados desde el domingo ya ha alcanzado la cifra de 1.400, y hay alrededor de 2.000 socorristas desplegados, según las autoridades del país. En la isla siciliana, de hecho, las llamas continuaban abrazando este miércoles el parque natural de Pergusa y localidades cercanas a la ciudad de Palermo, especialmente los pueblos de San Martino delle Scale, Altofonte y las cercanías del vertedero de Bellofonte.

Algunas escenas son dantescas. En Borgo Nuovo, el fuego incluso alcanzó el féretro de una persona fallecida en esta localidad siciliana, lo que obligó a sus parientes a huir durante el velatorio. Además, siempre en Sicilia, hay centenares de hogares, oficinas y el hospital de Palermo que permanecen sin electricidad desde el martes, a causa de un desperfecto provocado por la emergencia. En cambio, en Apulia, las llamas siguen atemorizando en las cercanías de Vieste, localidad turística de la península del Gargano de la cual ya han sido evacuados unos 2.000 turistas.

Fuego sin tregua

De igual manera, el fuego también sigue sin dar tregua a Grecia. Las islas de Rodas, Corfú y Eubea —en particular en los alrededores de Karystos—, así como la pequeña población de Dervenakia, en el norte del Peloponeso, se mantienen como principales focos de preocupación. Allí los servicios de emergencia de los bomberos helenos, junto con la Protección Civil, batallan contra fuegos que en pocos días han provocado la quema de 36.000 hectáreas, la evacuación de decenas de centenares de personas, la suspensión de vuelos, y las masivas cancelaciones de paquetes vacacionales en plena temporada turística. El calor, que durante el día alcanzará los 45 grados, también ha provocado el cierre de muchos sitios arqueológicos, entre ellos la Acrópolis de Atenas.

Al otro lado de Europa, en Portugal, los Servicios de Emergencia y Protección Civil de Gran Lisboa han informado, por su parte, de que al menos nueve bomberos (de los más de 500 que participaron en las operaciones) y cuatro civiles han resultado heridos por un gran incendio que se cebó con el bellísimo parque natural de Sintra-Cascais. Las llamas habrían sido dominadas esta madrugada y los afectados, atendidos principalmente por "agotamiento" e "inhalación de humo", según ha explicado a medios locales el responsable de los rescates, Hugo Santos. En cambio, en Croacia, un incendio incluso se desató en las cercanías de la ciudad de Dubrovnik, mientras que en la isla francesa de Córcega, los bomberos están luchando desde anoche contra un fuego que amenaza la región de Corbara.

Pirómanos

Noticias relacionadas

El balance más mortífero, sin embargo, ha sido el de Argelia, donde esta mañana también seguían activos unos once incendios. En el país del norte de África, ya han muerto al menos 34 personas, entre ellos 10 soldados que trabajaban en la extinción de las llamas en la región boscosa de Cabilia. Mientras que, en la vecina Túnez, al menos 300 personas han sido evacuadas desde el lunes de una zona fronteriza con Argelia, cerca de Tabarka (noroeste), y del pueblo de Melloula, por incendios alimentados también por fuertes ráfagas de viento.

En estas circunstancias, la situación también ha abierto un debate sobre las causas de esta oleada de incendios. Además de la crisis climática, observadores y políticos han sugerido que detrás estaría la mano del hombre. Este ha sido el caso del arzobispo de la localidad italiana de Vieste, Franco Moscone, que ha dicho claramente que los fuegos han sido alimentados por pirómanos. "Hay que denunciar estos gestos criminales", ha opinado Moscone. "La gran cantidad de los incendios de los últimos días hace pensar en actos dolosos, acciones de vileza absoluta", ha dicho asimismo Roberto Lagalla, alcalde de Palermo, en Sicilia. En Francia, un presunto pirómano ya ha sido detenido.