Tensión bélica en el Este

Ucrania rechaza la rendición de Mariúpol exigida por Rusia y la califica de "delirio"

El Kremlin se niega a habilitar corredores humanitarios en la asediada ciudad ucraniana

Ucrania rechaza la rendición de Mariúpol exigida por Rusia y la califica de "delirio"
3
Se lee en minutos
Agencias / El Periódico

La asediada ciudad ucraniana de Mariúpol ha rechazado la propuesta de rendición planteada por Rusia tras calificarla de "delirio". "A pesar de que la situación es difícil, hemos rechazado la propuesta", ha asegurado la viceprimera ministra Iryna Vereshchuk. Moscú ofreció abrir corredores humanitarios en la maltrecha ciudad durante la mañana del lunes si los ciudadanos deponían las armas, posibilidad que han rechazado.

La viceprimera ministra ucraniana ha informado de un acuerdo para abrir ocho corredores humanitarios para evacuar a los civiles de las ciudades asediadas, pero la ciudad de Mariúpol no se encuentra entre ellos. Vereshchuck ha informado de que los esfuerzos para llegar a Mariúpol con suministros humanitarios siguen fracasando y ha exigido exigió a Moscú abrir corredores humanitarios para facilitar la salida de unas 400.000 personas atrapadas en la ciudad, sin agua ni electricidad mientras los combates hacen estragos en las calles. Vereshchuk ha asegurado que más de 7.000 personas fueron evacuadas de las ciudades ucranianas a través de corredores humanitarios el domingo, más de la mitad desde Mariúpol.

Mariúpol, un puerto estratégico en el sureste, es uno de los principales blancos de los ataques rusos. La ciudad está considerada como una conexión entre las fuerzas rusas en la península de Crimea y los territorios bajo control ruso en el norte y este de Ucrania.

"Enorme crimen de guerra"

Mariúpol ha sufrido intensos bombardeos rusos desde el inicio de la invasión, el 24 de febrero. El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, ha calificado este lunes como un "enorme crimen de guerra" el asalto ruso a la ciudad portuaria ucraniana de Mariúpol, bajo intensos bombardeos. "Lo que está ocurriendo en Mariúpol es un enorme crimen de guerra, [están] destruyendo todo, bombardeando y matando a todos", ha dicho Borrell, a su llegada a una reunión de cancilleres europeos en Bruselas.

Por su parte, la ministra alemana de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock, ha apuntado de que la ofensiva "se trata claramente y sin dudas de crímenes de guerra". Varios de los cancilleres presentes este lunes en Bruselas han mencionado que la magnitud de la destrucción justificaba discusiones sobre sanciones adicionales contra Rusia.

La ONU calificó la situación humanitaria de la ciudad como "extremadamente terrible", con "sus pobladores enfrentados a una severa escasez de alimento, agua y medicamentos". En un mensaje por video, el presidente ucraniano Volodimir Zelenski acusó a Rusia de bombardear una escuela de Mariúpol donde había cientos de personas albergadas. "Las fuerzas rusas han venido a exterminarnos, a matarnos", expresó.

Fue el último ataque potencialmente devastador sobre un refugio para civiles. La semana pasada, un teatro donde según las autoridades había mil personas albergadas fue atacado y centenares continúan desaparecidas.

Deportaciones

El Ayuntamiento de Mariúpol ha denunciado en Telegram que miles de residentes habían sido "deportados" a Rusia durante la semana pasada. Las agencias de noticias rusas confirmaron que los autobuses habían llevado a cientos de refugiados desde Mariúpol a Rusia en los últimos días. En este sentido, la fiscal general de Ucrania, Iryna Venediktova, ha anunciado este lunes la apertura de una investigación en relación con el traslado forzoso de residentes de esta ciudad a territorio ruso, a quienes habrían despojado de sus pasaportes.

A este respecto, la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, dijo a la CNN que las informaciones sobre las deportaciones eran "preocupantes" y "desmesuradas" si eran ciertas, pero afirmó que Washington aún no las había confirmado. Reuters no pudo verificar de forma independiente las afirmaciones. Rusia niega haber atacado a los civiles.

Noticias relacionadas

Rusia ha informado, en el vigésimo sexto día de su ofensiva en Ucrania, de que la pasada noche sus fuerzas aéreas destruyeron 44 objetivos militares ucranianos. "Durante la noche la aviación militar y táctico-operativa destruyó 44 instalaciones militares de Ucrania", dijo el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Ígor Konashénkov, en un vídeo publicado en Telegram.

Precisó que entre los objetivos alcanzados hubo cuatro puestos de mando, dos lanzaderas de misiles, seis sistemas de misiles antiaéreos Buk y otros armamentos pesados.