Tensión en el este de Europa

Zelenski invita a Biden a visitar Kiev en plena crisis con Rusia

  • Ambos dirigentes apuestan por la disuasión y la diplomacia en la conversación que mantuvieron el domingo

  • Kiev pide a las aerolíneas que eviten sobrevolar el Mar Negro debido a las maniobras navales rusas

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, y el de EEUU, Joe Biden.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, y el de EEUU, Joe Biden. / GINTS IVUSKANS / JIM WATSON (AFP)

3
Se lee en minutos
El Periódico

La guerra de nervios no cesa en Ucrania. En medio de una frenética actividad diplomática para abortar la posible invasión rusa de su vecino eslavo, los líderes de Estados Unidos y Ucrania se comprometieron el domingo a apostar por la "disuasión y la diplomacia" para encontrar una salida a la crisis que ha puesto en guardia al continente europeo y ha devuelto a Rusia el papel prominente que tuvo en la geopolítica mundial durante la guerra fría. Pese a la voluntad de negociación exhibida por las partes, Joe Biden reiteró durante su conversación con Volodímir Zelinsky que su país responderá a Moscú con “rapidez y contundencia” si falla la diplomacia. El ucraniano, por su parte, aprovechó para invitar a Biden a visitar Kiev.

"Estoy convencido de que su visita a Kiev en los próximos días, que son cruciales para estabilizar la situación, enviará una poderosa señal y contribuirá a la desescalada", dijo la oficina del presidente ucraniano citando a Zelinsky. Ambos líderes no siempre han ido de la mano desde que comenzó la crisis. El presidente ucraniano no deja de insistir en que es necesario mantener la calma y eludir cualquier conato de pánico, un escenario que Washington está alimentando al insistir en que el ataque ruso puede ser inminente. La Casa Blanca ha llegado incluso a filtrar que podría comenzar a mediados de la semana que viene.  

“La forma en que han desplegado sus fuerzas y las maniobras que están llevando a cabo hacen probable que pueda lanzarse una gran ofensiva muy pronto”, dijo el domingo el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan. Sus palabras no tardaron en provocar la reacción de Moscú, que acusa a su rival geopolítico de “crear histeria” con sus insistentes advertencias sobre la posible invasión rusa. “Los políticos estadounidenses mintieron, mienten y seguirán mintiendo y creando pretextos para atacar a civiles alrededor del mundo”, disparó la portavoz de Exteriores del Kremlin.

Visita de Scholz a Moscú

Este lunes viajará a Moscú el nuevo canciller alemán, Olaf Scholz, para reunirse con el presidente ruso Vladimir Putin, tal y como hizo recientemente el francés Emmanuel Macron. Antes de partir, el líder socialdemócrata afirmó  que el despliegue de más de 100.000 soldados rusos junto a las fronteras ucranianas “es una seria amenaza para Europa” y reiteró los planes de la UE para imponer “duras sanciones” sobre Moscú si Putin opta finalmente por la agresión militar.

Más explícito fue el presidente de Alemania, un país con una estrecha relación comercial con Rusia que se ha cuidado mucho hasta ahora de adoptar una postura de confrontación. “Lanzo un llamamiento al presidente Putin: ¡Afloje la soga del cuello de Ucrania y busque con nosotros la manera de preservar la paz en Europa!”, clamó Frank-Welter Steinmeier.

Problemas para las aerolíneas

Noticias relacionadas

El temor al estallido de una guerra ha llevado a muchos países a evacuar al personal no esencial de sus embajadas en Kiev, mientras aerolíneas como KLM anunciaban la suspensión de sus vuelos a Ucrania. Zelinsky insiste en que su país sigue abierto para las aerolíneas, aunque este mismo domingo su Gobierno pidió a las compañías aéreas que no sobrevuelen el Mar Negro durante la próxima semana, debido a las maniobras navales que Rusia planea en la región.

No es el único elemento de incertidumbre para las aerolíneas. Las de bandera ucraniana recibieron este fin de semana una notificación de las grandes compañías de seguros advirtiéndoles de que dejarán de asegurar sus vuelos sobre espacio aéreo ucraniano en un plazo de 48 horas. Kiev insiste en que sus cielos son seguros para la aviación, pero el nerviosismo es patente. Un avión de SkyUp que cubría la ruta Madeira-Kiev acabó aterrizando en Moldavia este fin de semana después de que la propietaria del avión le prohibiera recalar en la capital ucraniana por miedo a una posible invasión.