Nuevas revelaciones sobre el crimen

Emiratos Árabes ayudó a espiar a la mujer de Khashoggi antes de su asesinato

  • Una investigación destapa que agentes del gobierno en Dubái instalaron un virus de vigilancia en el móvil de Hanan Elatr, expareja del periodista disidente

  • Así funciona Pegasus, el spyware que usan gobiernos de todo el mundo para perseguir a críticos y opositores, entre ellos líderes independentistas catalanes

Una policía turca pasa frente una fotografía de Jamal Khashoggi en el acto en recuerdo del periodista asesinado celebrado en Estambul.

Una policía turca pasa frente una fotografía de Jamal Khashoggi en el acto en recuerdo del periodista asesinado celebrado en Estambul. / AP / LEFTERIS PITARAKIS

2
Se lee en minutos
Carles Planas Bou
Carles Planas Bou

Periodista

Especialista en Redes, algoritmos y la intersección entre política y tecnología

Escribe desde Barcelona

ver +

Nuevas revelaciones sobre el plan que llevó al asesinato al periodista crítico Jamal Khashoggi, ejecutado e incinerado en Estambul el 2 de octubre de 2018 por un escuadrón saudí bajo orden directa de Riad. Casi medio año antes, el 21 de abril, su mujer, Hanan Elatr, fue detenida en el aeropuerto de Dubái. Aprovechando un interrogatorio que se alargó toda la noche, miembros de una agencia de los Emiratos Árabes Unidos requisaron sus teléfonos móviles y le descargaron e instalaron Pegasus, infame programa de espionaje con el que gobiernos de todo el mundo vigilan a disidentes y opositores.

Según ha destapado un análisis forénsico de Citizen Lab, un reputado centro de investigación en ciberseguridad de la Universidad de Toronto, los agentes solo tardaron 72 segundos en abrir las puertas traseras de los móviles de Elatr a este poderoso virus espía, que se infiltra en el sistema de los dispositivos para rastrear todas sus acciones e incluso usar su cámara y micrófonos. "Hemos encontrado la prueba del crimen en su teléfono", ha explicado el autor de la investigación, Bill Marczak, al 'Washington Post', diario en el que trabajaba Khashoggi.

Ese estudio es el primer indicio que apunta directamente al ejecutivo emiratí. Aunque aún se desconoce quien está detrás de este movimiento para pinchar el teléfono de Elatr, la empresa israelí que fabrica y comercializa el spyware Pegasus, NSO Group, ha asegurado hasta ahora que solo vende sus servicios a gobiernos para combatir al terrorismo y a criminales. La investigación apunta a que se instaló ese virus, pero no puede confirmar del todo si el móvil resultó finalmente infectado.

Las revelaciones de Citizen Lab exponen lo dicho hasta ahora por NSO Group, que había asegurado que su programa no fue utilizado para espiar ni a Elatr ni a Khashoggi. El pasado julio un análisis del laboratorio de seguridad de Amnistía Internacional aseguró que tanto la mujer del periodista como su nueva prometida, Hatice Cengiz, habían sido espiadas usando Pegasus. Ambos nombres aparecían en una lista con otras 50.000 víctimas.

En la lista negra de EEUU

Noticias relacionadas

Y es que esta herramienta de espionaje habría sido usada por hasta 45 gobiernos de todo el mundo. El pasado 4 de noviembre la administración Biden puso a NSO Group y otras compañías de espionaje en la lista negra de Estados Unidos al descubrir que el programa sirvió para vigilar a funcionarios estadounidenses en Uganda.

Sin embargo, antes ya se había destapado que ese sistema sirve a los poderosos para vigilar y perseguir a activistas, periodistas críticos y opositores políticos, ya sea en Arabia Saudí, Ruanda, México o España, donde se usó para pinchar los teléfonos de líderes independentistas catalanes como Roger Torrent, Anna Gabriel, Jordi Puigneró o Ernest Maragall, entre otros.