Movimiento popular

La estela del estallido social 11-J en Cuba

  • Organizaciones civiles denuncian que 659 personas están todavía detenidas por las protestas del pasado mes de julio

  • La dimensión del estallido social en varias ciudades de la isla halló desprevenido al Gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel

Protesta contra el Gobierno el pasado 11 de julio en La Habana.

Protesta contra el Gobierno el pasado 11 de julio en La Habana. / ALEXANDRE MENEGHINI (REUTERS)

3
Se lee en minutos
Abel Gilbert
Abel Gilbert

Corresponsal en Buenos Aires

Especialista en se ha especializado en temas políticos relacionados con la región pero también ha abordado cuestiones culturales y deportivas

Escribe desde se encuentra en la ciudad de Buenos Aires

ver +

El 11 de julio es un parteaguas en la historia de la Cuba posterior a 1959. La dimensión de la protesta social, esparcida por varias ciudades de la isla, halló desprevenido al Gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel. Las autoridades calificaron los episodios de "contrarevolucionarios" y vandálicos, aunque reconocieron que existen razones de peso para el malestar. A partir de lo ocurrido, se propusieron convertir el estallido en una excepción y no la regla en un país donde, según un chiste recurrente, los tres problemas que existen son el desayuno, el almuerzo y la cena.

El Partido Comunista puso todo su peso para evitar que volviera a ocurrir lo mismo el pasado 15 de noviembre. De acuerdo con Cubalex, fueron detenidas 71 personas en las vísperas de la fallida manifestación convocada por la plataforma Archipiélago. "La provocación fracasó", repitieron las autoridades y la prensa oficial, que relacionan toda ocupación del espacio público por fuera de los carriles políticos oficiales como una tentativa desestabilizadora pergeñada en Estados Unidos y a través de las redes sociales.

Estela política

La estela política del 11-J es todavía un problema sin resolución. Organizaciones civiles no reconocidas por el Estado han documentado que 659 ciudadanos se encuentran todavía bajo arresto. Cuarenta y dos cubanos fueron condenados por el delito de sedición y sobre otros 269 pesa peticiones de condena que oscilan entre 1 y 30 años.

"La represión en Cuba mostró métodos tradicionales, pero inéditos para la mayoría de la población. Dejó de ser selectiva para ser masiva y comenzó a perfilar mecanismos perversos que se incrementan cada día", ha señalado Ivette García González en el portal La Joven Cuba, además de recordar que se encuentran todavía entre rejas "jóvenes y no tan jóvenes". La situación no ha pasado inadvertida para Unicef. El organismo de Naciones Unidas ha expresado su preocupación por "los presuntos casos de detenciones de niños y niñas reportados en Cuba" y ha hecho un llamamiento a las autoridades para que "proporcionen información adicional" al respecto.

Noticias relacionadas

La isla ha vuelto a abrir sus puertas al turismo internacional. "Cuba confirma su seguridad como destino", ha destacado Granma, el diario oficial del PCC. Esa seguridad, se ha subrayado, es tanto sanitaria en un país que ha inyectado 9,2 millones de vacunas propias contra el covid-19, como del orden social. "La paz y tranquilidad ciudadanas es la paz de los sepulcros. La sociedad cubana está corroída en todas sus esferas. El modelo social no solo quebró, sino que, en su agonía, muestra a un Gobierno que miente con desfachatez, se aferra a lo que queda de sus bases cautivas y reprime con impunidad cualquier disenso", ha añadido al respecto García González.

Pronunciamientos

En este contexto se ha conocido un pronunciamiento de 300 personalidades de la cultura de todo el mundo que, junto con PEN International, Artists at Risk Connection (ARC) de PEN América y Human Rights Watch, reclaman el cese de la represión contra artistas y el respeto a la libertad de expresión en Cuba. Previamente, artistas y gestores culturales cubanos, buena parte de ellos en el exilio, habían hecho un llamado a sus colegas de todo el mundo para que no participen ni apoyen la XIV Bienal de La Habana, que se inauguró el pasado 12 de noviembre y se extiende hasta el 30 de abril de 2022. "Docenas de profesionales del arte están bajo reclusión domiciliaria; porque más de 1.000 de nuestros conciudadanos fueron arrestados durante las protestas masivas que tuvieron lugar el 11 de julio", señala la misiva, que incluye más de 500 firmas.

Temas

Cuba