Alianza reaccionaria

Abascal, Le Pen y la extrema derecha europea critican a la UE por defender a los homosexuales

  • Formaciones ultraconservadoras y neofascistas del continente firman un manifiesto propagandístico contra Bruselas

  • La reacción llega después de que 17 países arremetiesen contra la ley húngara que prohíbe hablar de homosexualidad en las escuelas

Morawiecki, Orban y Salvini, durante su encuentro en Budapest.

Morawiecki, Orban y Salvini, durante su encuentro en Budapest. / EFE

1
Se lee en minutos
El Periódico

A la extrema derecha europea no le ha gustado nada que hasta 17 gobiernos de la Unión Europea (UE) denunciasen que las leyes homófobas impulsadas por Hungría, en las que se prohíbe hablar de identidad sexual en las escuelas y relaciona la homosexualidad con la pedofilia, suponen una "amenaza contra los derechos fundamentales". Es por eso que este viernes han lanzado un manifiesto conjunto en contra de Bruselas.

El texto, firmado por 16 fuerzas ultraconservadoras y neofascistas del continente entre las que se encuentra Vox, es una repetición de sus consignas habituales. En lugar de mencionar directamente su apoyo a las políticas del ejecutivo de Viktor Orbán –cuyo partido también apoya el manifiesto–, se hace referencias a una supuesta conspiración para "transformar la civilización" e imponer "nuevas formas de vida social".

En el texto piden elaborar "una lista de competencias inviolables" para defender la soberanía nacional de los estados del club comunitario. Con ello, se pretende blindar y acallar las críticas europeas contra políticas discriminatorias como las impulsadas por Hungría o por el Gobierno de Polonia.

Giro autoritario en Europa

No se menciona que las críticas a esos países llegan tras un viraje reaccionario que ha llevado, entre otras cosas, a la persecución de minorías étnicas y de organizaciones humanitarias y a golpes autoritarios de sus gobiernos para hacerse con el control de los medios de comunicación y la justicia. La denuncia de la UE a esas violaciones del Estado de derecho es vista por la extrema derecha como una "peligrosa tendencia a imponer un monopolio ideológico".

Noticias relacionadas

El manifiesto piden respetar la "herencia judeo-cristiana" a la vez que criminaliza la acogida europea de personas que buscan asilo, algo que, más allá de religiones, establece la Declaración Internacional de los Derechos Humanos.

Además de la formación liderada por Santiago Abascal, el manifiesto ha sido impulsado por la Reagrupación Nacional de Marine Le Pen (Francia), la Liga de Mateo Salvini y Hermanos de Italia (Italia), FPÖ (Austria), Fidesz (Hungría) o el Partido Ley y Justicia (Polonia), entre otros. No es el caso de otras formaciones nacionalistas e islamófobas como Alternativa por Alemania (AfD) o el Partido por la Libertad neerlandés (PVV).