Inmigración

Muere de calor un inmigrante sin papeles tras cruzar la frontera entre México y EEUU

  • La zona ha registrado temperaturas cercanas a los 38 grados a lo largo del pasado miércoles

Un grupo de inmigrantes cruzan el Río Bravo en Estados Unidos.

Un grupo de inmigrantes cruzan el Río Bravo en Estados Unidos. / REUTERS / JOSÉ LUIS GONZÁLEZ

Se lee en minutos

El Periódico

Un indocumentado murió el miércoles, al parecer a causa de las altas temperaturas que experimentaba la zona del sur de Laredo, Texas, por donde había ingresado a Estados Unidos, informó este jueves la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP). Los agentes de la Patrulla Fronteriza asignados a la estación sur de Laredo recibieron ayer una alerta al servicio de emergencias de la Policía de esa ciudad sobre un hombre que se encontraba en peligro tras ingresar a territorio estadounidense. Al llegar a la zona los agentes encontraron a un hombre “que parecía sufrir daños relacionados con el calor”, detalló un comunicado de CBP.

El migrante recibió los primeros auxilios en el lugar y luego fue transportado a un hospital local, donde fue declarado muerto. La CBP no identificó al migrante ni reveló su nacionalidad.

Noticias relacionadas

Las autoridades advirtieron que las temperaturas este miércoles en ese sector fueron superiores a los 100 grados Fahrenheit (37,7 Celsius). El migrante al parecer cruzó la frontera de forma indocumentada entre Río Bravo y El Cenizo, Texas. Poco después y en la misma zona los agentes de la Patrulla Fronteriza recibieron otra alerta sobre un segundo migrante en peligro. Justo cuando encontraron a esta segunda persona, las autoridades fronterizas fueron alertadas de otros dos migrantes en problemas por el calor. En total fueron hallados cuatro migrantes y todos, al parecer, experimentaron problemas por las altas temperaturas, aseguró CBP. En uno de los rescates se utilizó una tecnología de reciente adquisición llamada Mobile Rescue Beacons (Balizas Móviles de Rescate, MRB). Al ser activadas por alguien en dificultades, las balizas envían una señal de radio a los servicios de emergencia. El subjefe de Patrulla Fronteriza en Laredo, Carl E. Landrum, destacó en el comunicado que “esta nueva tecnología salvó una vida”. También recordó que “el único lugar seguro para cruzar la frontera es a través de un puerto de entrada oficial”.

La abrumadora llegada de inmigrantes indocumentados al país no se ha detenido y, a medida que el calor se intensifica, los peligros aumentan, enfatizó el subjefe. En mayo se registró otro máximo histórico con más de 180.000 personas detenidas en la frontera sur, según datos de CBP. Los 180.034 arrestos de mayo representan un aumento de cerca del 1% respecto a los 178.622 de abril, que a su vez fueron un 3% superiores a los 173.348 de marzo, dos meses que en su momento ya marcaron máximos históricos.