Violencia en África

Asesinados 100 civiles en un ataque en Burkina Faso

La matanza, que no ha sido reivindicada, se enmarca en el aumento del yihadismo en la zona

Patrulla de policías de Burkina Faso.

Patrulla de policías de Burkina Faso. / SIA KAMBOU (AFP)

2
Se lee en minutos
El Periódico

Un ataque armado perpetrado por individuos no identificados la noche del viernes en la aldea de Solhan, en la región del Sahel en Burkina Faso, ha provocado alrededor de un centenar de civiles muertos, según fuente castrenses, ante lo que el Gobierno ha decretado un duelo de 72 horas. Fuentes gubernamentales explicaron que el objetivo del ataque, que no ha sido reivindicado pero que se enmarca en el auge de los grupos yihadistas en la zona, tenía como objetivo un cuerpo paramilitar creado por el Gobierno burkinés para combatir, precisamente, el aumento de la actividad delictiva yihadista - Voluntarios para la Defensa de la Patria (VDP)-. El presidente del país, Roch Marc Christian Kaboré, confirmó la masacre a través de su cuenta de Twitter.

El presidente burkinés calificó los hechos de "ataque bárbaro". "Las fuerzas de defensa y seguridad están sobre el terreno para buscar y neutralizar a los autores de este acto innoble. Debemos mantenernos unidos y cohesionados contra estas fuerzas del mal", añadió Kaboré en la red social.

Según un informe provisional de un destacamento policial de la comuna de Sebba, fronteriza con Níger, los atacantes se cebaron especialmente con la población civil al entrar en las viviendas, asesinar a quienes encontraban y prenderles fuego. También destrozaron con mucha violencia el mercado de Solhan por lo que no se descarta que el número de muertos aumente a medida que pasan las horas.

Un país secuestrado por el yihadismo

Burkina Faso sufre ataques yihadistas desde abril de 2015, cuando miembros de un grupo afiliado a Al Qaeda secuestraron a un guardia de seguridad rumano en una mina de manganeso en Tambao, al norte del país, que aún sigue desaparecido. Dos grupos, el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM, según sus siglas en árabe) y el Estado Islámico del Gran Sahara (EIGS) se disputan el control de la región. A ellos se une el grupo local burkinés Ansarul Islam.

Noticias relacionadas

La región más afectada por la inseguridad es la del Sahel, situada en el norte y que comparte frontera con Mali y Níger, aunque la inseguridad se ha ido expandiendo a provincias limítrofes, y desde el verano de 2018 afecta también al este del país.

Como consecuencia de la violencia, Burkina Faso sufre la crisis de desplazados que más rápidamente crece en el mundo, con más de un millón de personas fuera de sus hogares (más de uno por cada 20 habitantes) para intentar sobrevivir a los ataques mortales. El fenómeno yihadista que golpea Burkina Faso también se extiende a Mali y Níger, países vecinos.