Supuestas irregularidades

La Comisión Electoral británica investiga la reforma del piso de Johnson

  • Un portavoz de la comisión asegura a los medios que hay "motivos razonables para sospechar que puede haber habido una o más infracciones" de las reglas de financiación

  • El primer ministro británico defiende que ha cumplido con el "código de conducta"

El primer ministro británico, Boris Johnson, comparece tras la noticia de la muerte del duque de Edimburgo.

El primer ministro británico, Boris Johnson, comparece tras la noticia de la muerte del duque de Edimburgo. / DPA via Europa Press

Se lee en minutos
Begoña Arce
Begoña Arce

Periodista

ver +

¿Quién ha pagado decenas de miles de libras por la decoración el apartamento oficial del primer ministro Boris Johnson? La pregunta está en el centro de la nueva tormenta política que se cierne sobre el actual inquilino de Downing Street. La vivienda en cuestión está en el número 11 de la emblemática calle, donde viven Johnson y su novia, Carrie Symonds. De acuerdo con los medios británicos el millonario David Brownlow, miembro de la Cámara de los Lores por el Partido Conservador, habría pagado 58.000 libras (67.000 euros) para costear la lujosa decoración. 

A ocho días de las elecciones locales y regionales en Inglaterra, Escocia y Gales, la Comisión Electoral británica anunció el miércoles la apertura de una investigación sobre la reforma del inmueble. Un portavoz de esta agencia independiente, que controla entre otras cosas la financiación de los partidos políticos, indicó que hay "motivos razonables para sospechar que puede haber habido una o más infracciones" de las reglas de financiación en los trabajos realizados en el piso oficial del primer ministro. La comisión está en contacto con el Partido Conservador sobre el origen de los fondos "desde finales de marzo", señaló el portavoz, y a la luz de la información recibida hasta ahora ha decidido "continuar este trabajo como una investigación formal". La agencia tiene potestad para investigar de dónde provenían los fondos y determinar si impone sanciones, que pueden alcanzar las 20.000 libras, (23.000 euros)  o incluso en circunstancias muy graves y extraordinarias derivar el asunto a la policía.

Posiblemente ilegal   

El que fuera principal asesor de Johnson, Dominic Cummings, convertido tras su cese en noviembre en un peligroso enemigo, acusó la pasada semana al primer ministro de haber planeado el pedir a donantes conservadores que pagaran la factura de la renovación del piso. Cummings le dijo que algo así sería "poco ético y posiblemente ilegal". La decoración, que incluye mobiliario, tapicerías y papeles pintados de altísima gama es el trabajo de Lulu Lytle, una cotizada diseñadora por la que Symonds parece sentir debilidad. El Partido Conservador se ha negado a aclarar si desembolsó el coste de la reforma y se ha limitado a decir que "fondos del partido no se están usando para pagar por el piso", sin especificar si Johnson recibió un préstamo no declarado. El primer ministro tiene derecho a 30.000 libras al año (34.500 euros) de dinero público para acondicionar la residencia oficial, pero todo lo que sobrepase esa cifra debe ser abonado por el 'premier'. No está claro cuánto dinero ha pagado Johnson, pero algunos informes hablan de un coste total de unas 200.00 libras (230.000 euros), lo que le habría obligado a pedir un crédito, algo que hubiera tenido que declarar.

"Dinero para las cortinas"

Noticias relacionadas

Furioso, acosado y tirando balones fuera, el primer ministro a duras penas pudo responder este miércoles a los virulentos ataques lanzados por el líder laborista, Keir Starmer, durante la sesión de control semanal en la Cámara de los Comunes dominada por la bautizada como "disputa de dinero para las cortinas". Starmer le interrogó repetidamente sobre quién realizó el pago inicial de la factura por la decoración del apartamento, subrayando el término 'inicial', a la búsqueda de un posible conflicto de intereses.

"O bien los contribuyentes pagaron inicialmente la factura, o fue el Partido Conservador, o era un donante privado, o era el primer ministro". Starmer pidió que Johnson contestará cuál de las cuatro posibilidades era la respuesta acertada. "He cubierto los costes", respondió Johnson sin aclarar que hubiera hecho el pago inicial. "He cumplido con el código de conducta", añadió repitiendo una y otra vez que este asunto no les interesaba a los ciudadanos y que lo único importante es el éxito del plan de vacunación.