PAZ EN ORIENTE MEDIO

Trump anuncia que Israel y Sudán han acordado normalizar relaciones

Poco antes, el presidente estadounidense retiró al país del noreste africano de la lista de 'promotores del terrorismo'

Donald Trump, presidente de los EEUU.

Donald Trump, presidente de los EEUU. / AFP

3
Se lee en minutos
Andrea López-Tomàs
Andrea López-Tomàs

Periodista y politóloga.

ver +

La conquista israelí de Oriente Próximo no tiene freno. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este viernes que Sudán normalizará las relaciones con Israel, un paso histórico después de que dos naciones del Golfo Pérsico avanzaran en el mismo sentido. Pese a las negativas del país africano, la retirada de Sudán de la lista de países promotores del terrorismo ha forzado a otro acuerdo de normalización con el Estado judío, el tercero en apenas un par de meses. Con la adhesión de Sudán, tanto Trump como el primer ministro israelí Binyamín Netanyahu se apuntan un tanto en política exterior en plena campaña electoral estadounidense y en plena crisis nacional para el líder judío. 

Momentos después de que Trump retirara formalmente a Sudán de la lista de países promotores del terrorismo, los periodistas en la Casa Blanca fueron llevados a la Oficina Oval, donde el mandatario estaba hablando por teléfono con líderes de Sudán e Israel. El pasado lunes el presidente estadounidense anunció que el pago de 335 millones de dólares por parte de Jartum a modo de compensación le permitiría al país africano salir de esta lista diseñada por Estados Unidos. Desde entonces, Sudán ha colocado los fondos en una cuenta de garantía especial para las víctimas de los ataques de Al Qaeda contra las embajadas estadounidenses en Kenia y Tanzania en 1998.

"Sudán e Israel acordaron la normalización de las relaciones, otro paso importante hacia la construcción de la paz en el Medio Oriente con otra nación que se suma a los Acuerdos de Abraham" que involucran a Baréin y a los Emiratos Árabes Unidos, escribió en Twitter un asistente de Trump, Judd Deere.

#BREAKING: President @realDonaldTrump has announced that Sudan and Israel have agreed to the normalization of relations— another major step toward building peace in the Middle East with another nation joining the Abraham Accords ���� ���� ���� — Judd Deere (@JuddPDeere45) October 23, 2020

Así, Sudán se convierte en el tercer país en menos de dos meses en normalizar relaciones con Israel. En apenas noventa días, el aislamiento diplomático al que estaba sometido el Estado judío en la región de Oriente Próximo ha sufrido un cambio radical. Hasta agosto, los únicos países árabes que gozaban de relaciones diplomáticas con Israel eran Egipto (1979) y Jordania (1994). Recientemente de la mano de Trump y sus Acuerdos de Abraham, el país hebreo ha firmado pactos de normalización con Baréin y EAU.

Hace semanas que entre los pasillos de la Casa Blanca, sonaba el nombre de Sudán como próximo signatario de los Acuerdos, aunque algunas voces ambiciosas también mencionaban a Arabia Saudí, cuyo empuje parece haberse llevado a cabo entre bambalinas. "Tenemos al menos cinco [países] que se quieren sumar", ha afirmado Trump, "esperamos que Arabia Saudita sea uno de esos países". También ha elogiado a los gobernantes sauditas "altamente respetados": el rey Salmán y el príncipe heredero Mohamed bin Salmán.

Designación obsoleta

Se prevé que este acuerdo dé sus primeros pasos en las relaciones económicas y comerciales. Fuentes estadounidenses aseguran que el establecimiento de lazos diplomáticos y el intercambio de embajadores se resuelvan más adelante. En las últimas semanas, Sudán ha insistido en que el anuncio de la retirada de la lista de países patrocinadores de terrorismo no implicaba un compromiso a normalizar relaciones con Israel. Pero la asociación parece inevitable, ya que solo cuatro días separan ambas nuevas. 

Noticias relacionadas

Los líderes militares y civiles del gobierno de transición sudanés están divididos respecto a la rapidez y el alcance de esta nueva amistad con el Estado judío. Como el país fue designado como estado patrocinador del terrorismo durante el gobierno de Omar al-Bashir, presidente de Sudán durante 30 años, muchos consideran que su destitución el año pasado hacía que su presencia en la lista fuera obsoleta. Su inclusión en 1993 ha dificultado el acceso al alivio de la deuda y a la financiación externa al nuevo gobierno transitorio. 

Mientras tanto, al otro lado del oceáno Atlántico, Trump se encuentra en la recta final de su campaña presidencial. Los estadounidenses están llamados a las urnas el próximo 3 de noviembre en un contexto de crisis institucional por la pandemia de coronavirus que pone en peligro la reelección del republicano. Según fuentes estadounidenses, se prevé que en las próximas semanas mandatarios de Israel y Sudán se encuentran en la Casa Blanca para una ceremonia. Como ya hicieron EAU y BahréinIsrael vuela muy alto en el panorama internacional bajo el ala de Trump.