29 mar 2020

Ir a contenido

¿Qué se oculta bajo el hielo de Groenlandia?

La segunda mayor isla del mundo se ha convertido en un objetivo económico y estratégico por la gran cantidad de materias primas que alberga

La localidad de Upernavik, en Groenlandia.

La localidad de Upernavik, en Groenlandia. / RITZAU SCANPIX / REUTERS

La último e irrisoria proclamación de Donald Trump ha vuelto a sacudir el mundo entre risas sarcásticas y miradas de interés. El polémico presidente de los Estados Unidos se ha mostrado sumamente interesado en la posibilidad de 'comprar' la isla de Groelandia a la Corona danesa. 

Esta cuestión ha provocado la mofa e indignación a partes iguales de los principales líderes del país nórdico, con una negación rotunda y sin posibilidad de réplica ante la hipotética oferta por la segunda isla más grande del mundo. No obstante, el enorme territorio habitado por apenas 56.000 personas se ha convertido en un pequeño tablero geopolítico al que múltiples naciones quieren echar el guante. Pero, ¿qué puede tener Groelandia como para llevar a una oferta de este calibre?

1. Tierras raras

Se conocen como tierras raras al grupo de 17 elementos químicos lantánidos que se encuentran en muy poca concentración en el globo y siempre como parte de un compuesto mayor, un óxido o un sílice. La pequeña cantidad que se ha encontrado en el planeta se compensa con sus características únicas como superconductores o aislantes, por lo que la industria tecnológica necesita, y cada vez más, estos elementos para desarrollar y mejorar baterías, discos duros o circuitos electrónicos. 

Hasta la fecha, la hegemonía de las reservas de tierras raras la ostenta China, que según informaciones del Gobierno de EEUU posee el 36,7% de las reservas mundiales y en 2018 generó más del 70% de la producción mundial. Durante la actual guerra comercial que mantienen las dos superpotencias, Estados Unidos sigue necesitando importar estos materiales desde el país asiático, el mismo que continúa con una política económica expansiva en busca de nuevos focos, como hizo en una mina de Kvanefjekd, región groenlandesa que se ha convertido en el segundo mayor yacimiento de tierras raras del mundo. 

Algunos estudios han predicho que bajo el hielo de Groelandia podría encontrarse hasta el 25% de las reservas mundiales de estos elementos difíciles de encontrar, por lo que es posible que quien controle este territorio pueda abastecerse de lo necesario para impulsar la investigación científica. 

2. Petróleo

El crudo sigue siendo una de las materias primas con más valor intrínseco para los mercados mundiales. El deshielo que se está produciendo por la crisis climática está facilitando la posibilidad de instaurar la industria y la maquinaria pertinentes en una región tan inhóspita como el Ártico. Y uno de los lugares que mayor conexión ofrece con las rutas de transporte marítimas y que mejores condiciones presenta es Groenlandia. 

Algunos indicios de los trabajos de petroleras parecen señalar que el fondo marino de la región helada podría albergar una quinta parte de todo el petróleo aún no descubierto de todo el globo. Si estas predicciones fueran ciertas, Groelandia podría albergar en su lecho marino cerca de 45 millones de barriles potenciales de crudo. Empresas como BP o Shell ya están comenzando los análisis del terreno para comenzar a construir pozos en busca de esta pequeña fortuna. 

Temas Groenlandia