Ir a contenido

Cumbre del G-20

Trump deja entrever un acercamiento comercial con China

El presidente de EEUU augura una reunión "productiva" con Xi Jinping

"El clima es el tema más difícil" de la cumbre, sentencia Macron

Rosa María Sánchez

El presidente chino, Xi Jinping, interviene en la sesión del G-20 sobre economía digital en presencia del presidente de EEUU, Donald Trump, y del primer ministro japonés, Sinzo Abe.

El presidente chino, Xi Jinping, interviene en la sesión del G-20 sobre economía digital en presencia del presidente de EEUU, Donald Trump, y del primer ministro japonés, Sinzo Abe. / AP / Susan Walsh

La noticia más esperada de la cumbre del G-20 en Osaka no llegará hasta este sábado. Solo después de la ‘cumbre dentro de la cumbre’ que supone la reunión bilateral prevista entre los presidentes de EEUU, Donald Trump, y de China, Xi Jinping, sobre la guerra comercial y tecnológica que enfrenta a ambas potencias se sabrá si se avanza en un acuerdo, si se agravan las tensiones o si se opta por una nueva tregua para dar más tiempo a la negociación.

Sin embargo, el presidente Trump se encargó este viernes de dejar una nota de optimismo en el aire. Trump pronosticó que su reunión de este sábado con el presidente chino, Xi Jinping, será "productiva" y “emocionante”, pero al mismo tiempo negó ningún compromiso de tregua en la escalada arancelaria. Esta es, sin embargo, la opción por la que apuesta la mayoría de los observadores.

Mientras Trump jugueteaba con las palabras y las expectativas, las delegaciones china y estadounidenses seguían negociando en el hotel donde se hospeda esta última, según fuentes citadas por Reuters.

Y es que las diferencias entre ambas potencias por la hegemonía tecnológica en el mundo -verdadera cuestión de fondo en la guerra comercial- y el boicot de EEUU al gigante chino Huawei salieron a relucir ya en la primera sesión de trabajo de la cumbre, sobre la economía digital. Trump hizo hincapié en la necesidad de garantizar la "fiabilidad y la seguridad de las redes de telecomunicaciones 5G”, así como la protección de la propiedad intelectual. Xi Jinping, por su parte, dijo que China, en tanto que "país actor global en economía digital" se compromete "a fomentar la cooperación internacional y a mantener nuestros mercados abiertos".

Cambio de humor

Después de las invectivas del día anterior contra JapónAlemaniaIndia o Irán, Donald Trump exhibió este viernes un sorprendente tono conciliador que contribuyó a alentar la posibilidad de acuerdos en Osaka. Con un un evidente cambio de humor, ayer Trump elogió las “magníficas fábricas” automovilísticas de Japón en EEUU; habló de “buen entendimiento” con la India; calificó de “fantástica” a Ángela Merkel, y dijo que “nada de prisas” en el conflicto con Irán, “tenemos tiempo”. Incluso se permitió una dosis de humor irónico en su encuentro bilateral con el presidente ruso, Vladimir Putin. "No se meta en las elecciones", le dijo en alusión a los comicios presidenciales de EEUU en el 2020.

La idea de posibles avances en el terreno comercial parecía instalada este viernes entre los huéspedes del centro de convenciones de Osaka.

El Gobierno de España también se mostró optimista sobre la posibilidad de un acuerdo de mínimos en materia de comercio internacional que, al menos, sirva para subrayar la importancia del libre comercio internacional para la prosperidad de los países.

La ministra de Economía, Nadia Calviño, explicó que en las reuniones plenarias de este viernes hubo numerosos llamamientos a “desactivar” la tensión comercial y a avanzar en la reforma de la Organización Mundial de Comercio (OMC) como árbitro multilateral en los conflictos. Sin embargo dio a entender que difícilmente el comunicado final incluirá una condena expresa al riesgo para la economía mundial que supone el aumento del proteccionismo en el mundo (en el G-20 de Argentina, EEUU ya vetó una referencia similar). 

El escollo está en el clima

Si modestas son las expectativas en materia de comercio, mucho peor son las que se refieren a las negociaciones en materia de lucha contra el cambio climático. “El clima es el tema más difícil” de la cumbre, subrayó el presidente francés Emmanuel Macron. “Hay tres o cuatro países” que podrían rechazar firmar una declaración de apoyo al Acuerdo de París, dijo Macron, en una velada alusión a que Brasil, Turquía o Arabia secunden la postura adversa de Trump. El presidente francés mantuvo este viernes su posición de no firmar una declaración final de la cumbre que no mantenga “la ambición climática”

Al margen de la agenda oficial del G-20, la cumbre de los países más ricos del mundo y las economías emergentes presenta una oportunidad de múltiples encuentros bilaterales, formales o informales, en los que, de un modo y otro, se ponen al día todos los más diversos conflictos internacionales.

El propio presidente Sánchez mantuvo este jueves una reunión de coordinación con los líderes europeos presentes en el G-20, así como un encuentro con los representantes de México, Argentina y Chile (Brasil declinó asistir por problemas de agenda) y otro con el primer ministro japonés, anfitrión de la cumbre.

El feo gesto de Trump a Sánchez

En el inicio de la primera sesión plenaria, Sánchez y Trump protagonizaron un fugaz saludo que acabó con un feo gesto de broma del presidente norteamericano que parecía ordenar sentarse al mandatario español. Fuentes de La Moncloa negaron cualquier actitud ofensiva al gesto y lo interpretaron como una simple broma con la que Trump quiso decir a Sánchez "tienes un buen sitio".