Ir a contenido

EL CONFLICTO PALESTINO-ISRAELÍ

La violencia se detiene en Gaza tras un acuerdo de alto el fuego

Al menos 29 personas han muerto en la peor escalada entre israelís y palestinos desde el 2014

Netanyahu advierte que la operación militar contra la franja no se ha terminado

Ana Alba

Una familia palestina espera asistencia médica frente a un hospital de Gaza.

Una familia palestina espera asistencia médica frente a un hospital de Gaza. / AFP

La calma ha regresado a Gaza y al sur de Israel tras dos días de escalada bélica que ha causado al menos 29 muertos, 25 palestinos y cuatro israelís. Este último pulso entre las milicias palestinas y e Israel se ha zanjado con un alto el fuego que ninguna de los dos partes ha reconocido oficialmente.

"Desde las siete de la mañana (06.00 horas en España) se levantarán todas las restricciones de protección en el frente interior", ha informado el Ejército israelí en un comunicado enviado después de que medios locales aseguraran que se había acordado una tregua con la mediación de Egipto, Catar y la ONU

Fuentes oficiales en Gaza informaron anoche de que el alto el fuego entraría en vigor a las 4.30 hora local (03.30 en España). Las últimas alarmas antiaéreas sonaron en las localidades israelís cercanas a Gaza sobre las 02.30 (01.30 en España), según el Ejército israelí. 
Poco después cesaron los bombardeos israelís en la franja, donde el Ejército atacó plataformas de lanzamiento de cohetes, presuntos centros de operaciones militares y almacenes de armas, campos de entrenamiento, 75 residencias, varias oficinas de comunicación y prensa, una mezquita y diez oficinas gubernamentales. En total, 420 edificios han resultado dañados, según la oficina de prensa de Hamás en Gaza.

En dos días, las milicias palestinas de Hamás y la Yihad Islámica han lanzado 690 cohetes sobre Israel, de los que 240 han sido interceptados por el sistema de defensa Cúpula de Hierro. Las fuerzas israelís han bombardeado 320 objetivos en la  pequeña franja palestina, según un comunicado del Ejército.

Críticas de la oposición

A pesar de haber entrado en vigor un alto el fuego, el primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, ha advertido este lunes de que la operación militar en Gaza no ha terminado.
"La campaña requiere paciencia y sagacidad. Estamos preparados para continuar. El objetivo ha sido y sigue siendo garantizar la paz y la seguridad de los residentes del sur", ha subrayado Netanyahu.

El exjefe del Estado Mayor israelí y ahora líder opositor en el Parlamento israelí, Benny Gantz, ha criticado la tregua porque, según él, supone "una nueva rendición al chantaje de Hamás y las organizaciones terroristas". 

Gantz, que era el máximo responsable de las fuerzas israelís cuando lanzaron la ofensiva del 2014 en Gaza, ha mostrado su esperanza en que "si se renueva la violencia, la respuesta será severa".

Medios palestinos han señalado que Hamás ha exigido que para esta nueva tregua que se implementen los términos establecidos en la acordada tras la última ola de violencia a finales de marzo, incluyendo la mejora de las condiciones en la Franja, la expansión del área de pesca en las costas del enclave y la autorización por parte de Israel de la entrada mensual de dinero enviado por Catar y de distintos bienes y ayuda humanitaria.