Ir a contenido

Farage se dispara en las encuestas con su partido del 'brexit'

Los sondeos dan a la nueva formación el triunfo en las elecciones al Parlamento Europeo

Begoña Arce

Farage, el 24 de junio del 2016, tras la victoria del ’brexit’ en el referéndum.

Farage, el 24 de junio del 2016, tras la victoria del ’brexit’ en el referéndum. / AP / MATT DUNHAM

Nigel Farage está de vuelta, aunque en realidad nunca se ha ido. El exlíder del UKIP  ha creado el Partido del Brexit, con el que se presenta a las próximas elecciones al Parlamento Europeo. El Reino Unido no debería participar en ellas y aún pueden evitarlo si antes del 23 de mayo los diputados ratifican de una vez el acuerdo de salida de la Unión Europea propuesto per Theresa May.

Pero nada indica que eso vaya a ocurrir. Farage ataca de nuevo desde la extrema derecha euroescéptica y parece capaz de trastocar la política británica, en un momento de máxima fragilidad de los partidos tradicionales.

Triunfo en los sondeos

Lanzado apenas un par de semanas en la ciudad de Coventry, el Partido del Brexit sube como la espuma en los sondeos. Las encuestas le dan ganador en las europeas, por delante de laboristas y conservadores. Farage espera atraer los votos de simpatizantes descontentos en ambas formaciones, ante la impotencia de Theresa May y las fuerzas de la oposición de organizar la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

La ambición de Farage, peón en la red de la derecha radical internacional, va más lejos de los comicios de mayo. "Este partido no solo está aquí para luchar en las elecciones europeas. Este partido no solo sirve para expresar nuestra indignación. El 23 de mayo es el primer paso del Partido del Brexit. Vamos a cambiar la política para siempre", advierte.

Farage asegura que la formación recibió 750.000 libras (870.000 euros) en 10 días de los bolsillos de pequeños contribuyentes en donaciones de 500 libras. Entre sus 70 candidatos a las elecciones hay de todo. Entre ellas, una antigua cantante de ópera, Lucy Harris, que asegura haber sido insultada en un trasporte público, por llevar una bolsa en favor del ‘brexit’; Ann Widdecombe, una exdiputada conservadora jubilada hace casi una década, que ha participado en algún reality; Louis Stedman Bryce, un hombre de negocios gay y negro, que dice estar cansado de que todos los partidarios del ‘brexit’ "sean percibidos como blancos, homófobos y racistas". Al grupo se ha unido también Annunziata Rees-Mogg, hermana del líder de los conservadores 'brexiters', Jacob Rees-Mogg.   

Pieza de la extrema derecha internacional

No sería la primera vez que Farage triunfa en unas elecciones europeas, si los sondeos se confirman. En el 2014, el UKIP, el partido del que entonces era líder, fue el más votado en el Reino Unido. Los antieuropeos obtuvieron el 26,7% de votos, dos puntos por encima de los laboristas y tres por encima de los conservadores. Aquel fue un resultado contra todo pronóstico que pilló por sorpresa a la clase política e hizo que cundiera el pánico.

El triunfo de Farage hizo temer una fuga masiva de 'tories' euroescépticos al UKIP y fue uno de los factores decisivos por el que el entonces primer ministro, David Cameron, prometió un referéndum sobre el ‘brexit’. La fuga de diputados no tuvo lugar, el UKIP quedó barrido del mapa cuando Farage presentó la renuncia un año más tarde, tras fracasar en el séptimo intento de lograr un escaño en el Parlamento de Westminster.

Aquella fue una retirada estratégica y temporal.  Pocos meses después volvió al primer plano de la política como líder de LeaveEU, durante la campaña del referéndum financiada por el millonario Arrons Banks. Esos donativos están siendo investigados por la Agencia Nacional contra el Delito (NCA). Se sospecha que el supuesto magnate pudo inyectar millones procedentes de Rusia en la campaña a favor del ‘brexit’.

Una pieza más de la extrema derecha

Farage ha trabajado para el canal internacional de noticias en inglés del Kremlin, Russia Today. El euroescéptico británico es ahora una pieza en el engranaje de la extrema derecha mundial, en una red de partidos nacionalistas y populistas, fundada en Bruselas con el nombre de The Movement, por Steven Banon, el antiguo asesor político de Donald Trump. Tanto Banon como Farage han sido invitados por la extrema derecha alemana, Alternativa para Alemania, para participar el 11 de  mayo en una conferencia en Berlín sobre los "medios de comunicación libres".

Farage ya ha prometido que su nueva formación se presentará a las próximas elecciones generales para desbancar a los diputados "que no han cumplido con el ‘brexit’".  Esa amenaza angustia a los 'tories', conscientes de la frustración de los simpatizantes después de casi tres años de caos. La actual legislatura finaliza en el 2022, pero los comicios podrían celebrarse incluso este año, dada la posición imposible de Theresa May.

Los competidores de Farage

Nigel Farage deberá competir en las urnas con su antigua formación, el UKIP, y algún espontáneo. Tocado, pero no hundido, el Partido de la Independencia del Reino Unido ha girado hacia posiciones más y más extremas. Su actual agenda se centra en propaganda anti-islámica y provocadoras protestas callejeras. Su líder, Gerard Batten, describe el islam como “el culto a la muerte” y ha nombrado como asesor a Tommy Robinson, un antiguo fundador del movimiento xenófobo, Liga de Defensa Inglesa.

'Hooligan' racista

Robinson, con varias condenas de cárcel por agresión, fraude hipotecario y desacato al juez, es ahora el líder de la extrema derecha radical británica. El que en otro tiempo era, sin más retorica, un 'hooligan' racista y un borracho cervecero, es ahora candidato independiente al Parlamento Europeo. Robinson, cuyo verdadero nombre es Stephen Yaxley-Lennon, de 36 años, sin oficio conocido, se presenta por “las comunidades de la clase trabajadora en todo el país”.

A Farage le acusa de ser “otro millonario que mira con despreció a las clases trabajadoras”. En un mitin celebrado en una barriada de Manchester esta semana, dijo que la suya era la lucha de  “David contra Goliath” y prometió que, “en las próximas cuatro semanas”, viajará por “las comunidades de clase trabajadora del Noroeste” de Inglaterra. Robinson repele a la inmensa mayoría de la sociedad británica, pero tiene un gancho peligroso entre ciertos grupos de jóvenes.