Ir a contenido

NUEVA CARRERA ARMAMENTÍSTICA

Putin dice que construirá misiles prohibidos si EEUU se retira del tratado nuclear

Marc Marginedas

Un militar ruso pasa ante un misil S-400 Triumph en unas instalaciones estatales a las afueras de Moscu.

Un militar ruso pasa ante un misil S-400 Triumph en unas instalaciones estatales a las afueras de Moscu. / YURI KOCHETKOV (EFE)

Rusia ha especificado este miércoles su anunciada "respuesta" a la más que probable retirada de EEUU del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de rango Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), uno de los pilares sobre los que se asienta el desarme mundial, firmado en 1987 por el difunto presidente de EEUU Ronald Reagan, y el exlíder de la URSS Mijaíl Gorbachov.

En declaraciones a la prensa local, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha advertido a EEUU de que si abandona el acuerdo INF, su país también se dotará de los proyectiles prohibidos por el pacto, con un alcance de entre 500 y 5.500 kilómetros. "Nuestros socios americanos piensan que la situación ha cambiado mucho [con respecto al pasado NDR] y creen que deben poseer estas armas; ¿qué respuesta daremos por nuestra parte? Es muy fácil, nosotros haremos lo mismo", ha asegurado el líder del Kremlin.

Putin ha reiterado las intervenciones realizadas por sus ministros y altos funcionarios, clamando inocencia ante las acusaciones emitidas por Washington cuando este anunció su pretensión de denunciar el tratado y subrayando que su país en ningún momento ha violado la letra escrita del INF. "Nos dicen que estamos violando algo, pero como suele ser habitual, no se ofrece ninguna prueba de la violación por parte nuestra", ha subrayado el máximo mandatario ruso.

Ultimátum de Pompeo

El martes pasado, desde Bruselas, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, dio un ultimátum a Rusia para que cumpliera con lo estipulado por el pacto en los próximos 60 días. En caso contrario, la parte estadounidense proclamaría que ya no se sentiría obligada a cumplir con las provisiones del tratado, una declaracíón que daría inicio a un periodo de seis meses antes del abandono formal del acuerdo.  

Si se cumplen los peores augurios y ambas partes materializan sus amenazas, el continente europeo podría vivir de nuevo una crisis similar a la de los Euromisiles, que implicó el despliegue de miles de proyectiles dotados de cabezas nucleares en territorio del extinto Pacto de Varsovia y de los estados europeos miembros de la OTAN. El regreso de estas armas a suelo europeo requeriría del acuerdo unánime de todos los socios de la organización, lo que a buen seguro daría nuevos bríos y munición a Putin para azuzar las diferencias entre ambas orillas del Atlántico. 

Hace ya varios años que Washington lleva acusando a Rusia de haber desarrollado misiles de medio alcance, incluso antes de que Donald Trump asumiera la presidencia del país. De acuerdo con la versión norteamericana, Rusia ha desarollado el misil Novator 9M729, en terminología rusa SSC-8, que posee, según sus datos, las características de los cohetes desterrados por el INF.