Ir a contenido

SALIDA DE LA UE

La cumbre para refrendar el pacto del 'brexit' será el 25 de noviembre

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, pone en marcha la maquinaria para sellar el acuerdo de divorcio

El responsable insiste en qeu siguen los preparativos para el caso en que no finalmente no haya pacto

Silvia Martinez

Michel Barnier y Donald Tusk, con el borrador del ’brexit’, en rueda de prensa en Bruselas. / FRANCISCO SECO (AP / VÍDEO: EUROPA PRESS)

El Tratado de retirada del Reino Unido de la Unión Europea nace herido por los dardos envenenados disparados desde Londres. El miércoles el acuerdo superó su primera gran prueba de fuego pero la oleada de dimisiones posterior en el gabinete de Theresa May confirman que el camino para su ratificación será extremadamente complicado. La sensación de abismo no ha desaparecido ni los temores a un 'brexit' sin acuerdo, pero de momento el pacto sigue quemando etapas. La próxima, el 25 de noviembre a las 9.30 de la mañana. Ese día, y "si nada extraordinario ocurre antes", habrá una cumbre extraordinaria de líderes de la UE para sellar el acuerdo

"No voy a comentar los últimos acontecimientos en Londres. Todo lo que puedo decir es que nos preparamos para un acuerdo en noviembre. También estamos preparados para un escenario de no acuerdo. Pero evidentemente estamos mejor preparados para un escenario de acuerdo", ha confirmado este jueves el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. El tiempo dirá si el texto sobrevive a la batalla campal en Londres pero en Bruselas insisten en que los negociadores han agotado su margen de maniobra y no hay plan B posible: o el texto pactado o un 'brexit' sin acuerdo.

El abismo en el horizonte

"Si el Gobierno británico cae y tenemos un problema de que no podemos celebrar un Consejo Europeo para confirmar que hay un acuerdo o el Parlamento británico no lo ratifica entramos en un escenario que nos aboca al abismo", admite un diplomático europeo con extremada prudencia ante los acontecimientos políticos en Londres. Los embajadores permanentes de la UE examinarán el texto del acuerdo –junto al borrador de declaración política- este viernes. No se excluyen reuniones extraordinarias durante el fin de semana pero Tusk confía en que "no habrá muchos comentarios".

Y es que aunque varias fuentes admiten que el secretismo con el que han llevado las negociaciones Michel Barnier y Dominic Raab de las últimas semanas era necesario para llevar a buen puerto el acuerdo, ese hermetismo ha generado disgusto e irritación en algunas delegaciones. "El acuerdo no se puede abrir mucho pero los jefes de Estado y de Gobierno tienen que ver, es el principio democrático. Lo que no puede ser es que el acuerdo lo haya visto el Gobierno británico y no los 27", insiste una voz implicada en las negociaciones.

Calendario ajustado

El calendario para este análisis en todo caso es extremadamente ajustado. El lunes se reúnen los ministros de Exteriores y el jueves los 'sherpas' –representantes de los gobiernos- deberán concluir el trabajo, a tiempo para que los líderes europeos puedan estampar su firma el próximo domingo en Bruselas. "Por mucho que me entristezca su marcha, voy a hacer todo lo posible para que la despedida sea lo menos dolorosa posible, tanto para ustedes como nosotros", ha indicado Tusk.

Hasta que se produzca efectivamente la salida, el 29 de marzo de 2019, queda un largo camino tanto en Bruselas como en Londres. "Por mi parte –ha explicado Barnier- en los próximos días trabajaremos en el texto de la declaración política con los estados miembros y el Parlamento Europeo". Será un trabajo "intenso", ha añadido el negociador francés.

Bruselas se ha comprometido a mantener una estrecha cooperación con Londres. Esa futura relación comenzará a negociarse un día después de la salida, el 30 de marzo, pero ambas partes han acordado ya una primera declaración conjunta de ocho páginas en la que esbozan cómo podría ser esa relación.