Ir a contenido

EL FUTURO DEL PAÍS EUROASIÁTICO

Erdogan, ante las elecciones de su vida

La cita es un paso previo a la proclamación de una república con un presidente plenipotenciario

Los sondeos hablan de los comicios más ajustados en los 16 años de mandato del dirigente

Adrià Rocha Cutiller

Un hombre mayor vota en Ankara.

Un hombre mayor vota en Ankara. / STOYAN NENOV / REUTERS

Parece que los altavoces y las cabezas de la gente están a punto de estallar cuando el hombre sube al escenario. Al presentador del acto se le rompe la voz, la música no suena sino que chilla, y miles de globos de los colores del partido salen de detrás de las pantallas. Todos los asistentes levantan brazos y ondean banderas; tiran las gorras al aire y se abalanzan hacia delante: "¡Ya está aquí! ¡Ya ha llegado nuestro amado presidente! ¡Recep Tayyip Erdogan!", grita el presentador entre gallos.

Erdogan acaba de llegar a Estambul, en lo que será su mitin principal de campaña. Este domingo se juega la reelección y su victoria no está asegurada. "Oh, Estambul. La ciudad de mi corazón… El inicio de mi camino; el sitio donde siempre quiero volver. Gracias por este recibimiento", dice el presidente turco.

La organización dice que hay tres millones de personas y no parece cierto pero casi: el mar de cabezas parece no acabarse. Una decena de grúas cargadas con altavoces están montadas en medio de la plaza para que la voz del líder llegue hasta el final; si es que lo hay. En los lados, varias carpas sirven de mezquitas improvisadas por si a alguien le entra un apretón religioso.

Erdogan habla: "Occidente mira estas elecciones del 24 de junio. ¿Qué quieren? Esperan que caigamos. ¿Estáis listos para darles una lección? Hasta ahora siempre lo habéis hecho. ¡Si Dios quiere, se la daremos otra vez!". Los varios cientos de miles entran en fervor: los seguidores de Erdogan adoran a su presidente pero, se nota, no a Occidente.

«Hombre del pueblo»

"Vosotros, en Europano lo entenderéis nunca —dice Münefer, una votante del AKP que ha venido al acto. Va vestida con un chador negro de cuerpo entero y, encima del pañuelo en la cabeza, una cinta con el nombre de su presidente favorito—. Es el mejor; un hombre del pueblo, el que da voz a los oprimidos. Antes de que él llegase, Turquía era un desastre. Ahora está limpia, el transporte funciona y hay muchos más hospitales. Con él estamos mucho mejor. Por eso le apoyamos".

Durante su discurso, Erdogan repasa todas las infraestructuras que su partido, el AKP, ha construido en las últimas décadas; y habla de la prosperidad económica turca. En el último trimestre, el PIB de Turquía ha crecido más de un siete por ciento.

Pero la realidad dice que la economía del país está en crisis. La inflación está disparada al 12% y la lira, la moneda nacional, ha perdido el 20% de su valor respecto al dólar en solo un año. La situación económica, en la actualidad, es la mayor preocupación de los turcos, por encima incluso del terrorismo.

Erdogan, sin embargo, se tira flores ante sus seguidores. "Hemos sido nosotros los que hemos llevado el progreso económico al país. Señor Muharrem [el candidato opositor con opciones reales de destronar al presidente turco], ¿qué habéis hecho vosotros, eh? Nada", dice. La gente estalla en abucheos.

Nuevo sistema

Estas elecciones significarán un cambio de sistema político en Turquía, aprobado por los pelos en referéndum el año pasado. Serán el último paso para construir una república presidencialista que le otorgará poderes casi ilimitados al presidente.

Quien sea que las gane —Erdogan va en cabeza pero, según los sondeos, su partido puede perder el control del Parlamento— podrá nombrar jueces a dedo, escoger y destituir ministros sin rendir cuentas a nadie y gobernar por decreto y sin contrapoderes.

Algo que, de hecho, ya pasa: desde el intento de asonada, Erdogan ha estado gobernando a su antojo bajo el estado de emergencia. En dos años, las cárceles turcas acumulan 50.000 personas a la espera de juicio. Otras 150.000 han sido procesadas.

Exaltación

En el mitin, sus seguidores están exaltados y nerviosos a la espera de verlo. A la entrada, muchos gritan que Dios es grande y que Recep Tayyip Erdogan, también. Uno lleva una pancarta de los miembros de la coalición del presidente, adornados con rifles y vestidos militares y con caras serias, de salvar el mundo. La gente lo celebra: aquí todo el mundo adora a Erdogan.

Para los suyos, el presidente turco es una gran figura paternal. "Es un líder fuerte que no deja que nadie le mangonee —dice Mehmet, de 61 años. Le encanta la pancarta y manda a su hijo para que se saque fotos con ella—. Los demás políticos, antes de Erdogan, se sentaban y aceptaban todo lo que les ordenaba los Estados Unidos y la Unión Europea. Pero él no. Él los encara. Si Turquía es un país mejor es gracias a Erdogan. Él no sigue órdenes de nadie. Es fuerte como lo somos los turcos».

0 Comentarios
cargando