Ir a contenido

ELECCIONES EL 24 DE JUNIO

"Bye Bye, Recep Tayyip"

Los seguidores del principal partido opositor turco, CHP, viven una especie de enamoramiento con su candidato, Muharrem Ince, con posibilidades de destronar a Erdogan

Adrià Rocha Cutiller

El principal candidato de la oposición a las presidenciales, Muharrem Ince, en pleno mitin de campaña en Estambul.

El principal candidato de la oposición a las presidenciales, Muharrem Ince, en pleno mitin de campaña en Estambul. / REUTERS / OSMAN ORSAL

La multitud entrará en éxtasis cuando su mano primero y su cabeza después salgan del autobús para empezar el discurso. Sonreirá enseñando premolares y molares y saludará mientras se arremanga la camisa. En breve, cuchichea la gente, empezará ya a hablar. La excitación subirá varios grados y los decibelios, también: «¡Ley, felicidad, justicia! ¡Muharrem Ince presidente!».

Dos horas antes la plaza ya está llena. Vendedores ambulantes ofrecen botellas de agua y una señora se desmaya por el calor y el sol de Estambul. No hay una sombra donde esconderse, pero, a los congregados para ver a Ince, candidato a las elecciones presidenciales turcas por el partido socialdemócrata CHP, les da lo mismo. A siete días de la celebración de los comicios, aquí, todo el mundo parece ser feliz.

«Es la primera vez que sentimos que Erdogan puede perder unas elecciones y es todo gracias a Ince, que es un candidato excepcional», dice Cenk, de 45 años. Va armado, como casi todos, con una bandera en una mano. Los megáfonos anuncian que el candidato llegará en nada y Cenk habla, pero está atento y va mirando al escenario. No quiere perdérselo. «Ince ha sido capaz de crear ilusión y esperanza. Estamos hartos de Erdogan. Decimos basta; se ha terminado», dice.

Entonces, el hombre del que todo el mundo habla llega y coge el micrófono. El mitin se convierte en un mar rojo de banderas turcas que revolotean en el aire. Todos tienen una y parece que esté prohibido mantenerla quieta. La gente corea su nombre.

Socialdemócrata y nacionalista

«Turquía quiere ser libre, inteligente y abierta -empieza Ince-. Al ganar la presidencia, lo primero que haré será levantar el estado de Emergencia [que Erdogan impuso tras el intento de golpe]. Durante los últimos 16 años Turquía ha vivido en el miedo. Se ha terminado», dice el candidato.

Ince es secular, socialdemócrata y, como toda Turquía, muy nacionalista. Cita en varias ocasiones a Mustafá Kemal Atatürk, el fundador de la república. Una de sus promesas electorales es expulsar a los refugiados sirios del país. «Nuestra voz se oye y Erdogan la escucha. El 24 de junio se lo diremos todos: ¡Bye, bye, Recep Tayyip!», grita Ince. Los asistentes lo repiten durante varios minutos aún más fuerte, a ver si alguien se da por aludido.

Como Erdogan, en sus discursos, Ince hace pausas, exhortaciones y gritos al cielo. Interactúa con su público y discute con él. Llama a alguien al escenario y hace bromas sobre el tráfico asesino de Estambul. Los suyos lo aman. «¿Decimos Basta? ¡Sí! ¿Empezamos una nueva Turquía? ¡Sí!», dice uno desde arriba; contestan todos desde abajo.

Muharrem Ince era un parlamentario y profesor de física poco conocido hace unos meses. Fue elegido, por sorpresa, candidato de su partido. Ahora todos lo conocen, lo odian o lo admiran. Se ha vuelto una estrella en internet.

El acto termina y el candidato debe irse rápido. Da cuatro mitines al día, 92 desde que ha empezado la campaña. Su ayudante le da un ramo de rosas y él las va lanzando tan lejos como su camisa arremangada le permite. Un éxtasis colectivo se apodera de todos. Las banderas piden mareadas que por favor dejen de zarandearlas, pero la gente no las oye porque ellos mismos han empezado a gritar que nosotros somos los soldados de Mustafá Kemal y que Ince va a ganar. «Oyenos, Recep Tayyip. Adiós, Erdogan», corean.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.