Ir a contenido

COMICIOS PRESIDENCIALES EN RUSIA

Los observadores sostienen que no hubo competencia en las elecciones rusas

La OSCE critica los métodos para impulsar la participación y la presión judicial sobre las voces críticas

Euforia en el 'establishment' ruso tras conocerse la arrolladora victoria de Putin y los datos de participación

Marc Marginedas

Partidarios de Putin celebran la victoria en la noche electoral, en Moscú.

Partidarios de Putin celebran la victoria en la noche electoral, en Moscú. / EFE / YURI KOCHETKOV

Las elecciones presidenciales rusas, en las que el presidente Vladímir Putin ha renovado su mandato para seis años más, han carecido de una "auténtica competencia". Este es el veredicto de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), que había desplegado casi cinco centenares de observadores en los colegios electorales de Rusia para analizar la limpieza de los comicios.

"Elección sin competición no es una verdadera elección", reza una declaración del organismo europeo. Durante la jornada, se produjeron "irregularidades", como el traslado de funcionarios en autobús a los centros de voto y presiones sobre los empleados de algunas empresas para que no se quedaran en casa. Sin embargo, más que estas prácticas para impulsar la participación, lo que lamenta más la OSCE es "el ambiente politico y judicial marcado por una presión constante sobre las voces críticas", que ha impedido que existiera una verdarera competición entre Putin y los restantes candidatos.

"Las restricciones en las libertades fundamentales de reunión, de asociación y de expresión, asi como en el registro de candidatos, han tenido como resultado una falta de verdadera competencia", ha valorado el informe. La OSCE también ha constatado "una ausencia de críticas en la cobertura" de la mayoría de los medios rusos acerca de Putin, lo que ha provocado que no hayan concurrido los restantes candidatos en "condiciones de igualdad".

Euforia en el 'establishment'

Nada más conocerse el resultado, con el 76,6% de los votos favorables a Putin, y la participación, del 67,4% del electorado, destacados miembros del 'establishment' ruso han dado rienda suelta a la euforia, y han aprovechado para cargar contra Occidente. "Creo que EEUU y Gran Bretaña han entendido que no pueden manipular nuestras elecciones", ha asegurado Ígor Morozov, miembro del Consejo de la Federación,la Cámara baja del Parlamento. Valentina Matviyenko, presidenta de la Cámara, se ha manifestado en términos similares.

Sin embargo, el presidente ruso, durante un encuentro con los demás contrincantes en la liza electoral, ha adoptado un tono más conciliador hacia Europa y EEUU. "No permitiremos ninguna carrera de armamento; tenemos todo lo que necesitamos", ha indicado, antes de destacar que aspira a relaciones "más constructivas".  

Los países occidentales, por su parte han respondido con cautela, y todas las reacciones iban en la dirección de admitir que las relaciones con Rusia seguirán siendo "difíciles" en los años a venir. La cancillera alemana, Angela Merkel, ha enviado un telegrama de felicitación en el que también recuerda a su interlocutor ruso los "desafíos" en las relaciones.