Ir a contenido

nuevo escándalo

Dimite el número dos de Unicef por "conducta inapropiada" con mujeres

El británico Justin Forsyth está acusado por su comportamiento con empleadas cuando trabajaba en Save the Children

Agencias

Justin Forsytn, en Somalia en el 2012, en su época como consejero delegado de Save the Children.

Justin Forsytn, en Somalia en el 2012, en su época como consejero delegado de Save the Children. / ARCHIVO / REUTERS / FEISAL OMAR

El director ejecutivo adjunto del Fondo de la ONU para la Infancia  (Unicef), el británico Justin Forsyth, ha renunciado a su cargo después de haber sido acusado de conducta inapropiada con empleadas mientras trabajaba para la oenegé Save the Children –de la que fue consejero delegado–, ha informado Unicef este jueves.

La directora de Unicef, Henrietta Fore, "ha aceptado la renuncia de su adjunto Justin Forsyth", ha informado este jueves la organización de Naciones Unidas para la infancia en un comunicado. "Le agradecemos al señor Forsyth su trabajo en los dos últimos años por defender a los niños más vulnerables y ayudar a que Unicef avanzara en su misión para salvar las vidas de los niños", añade.

"Disculpas incondicionales"

Save the Children en el Reino Unido había pedido disculpas este miércoles por el comportamiento "inadecuado" que tuvo Forsyth con tres empleadas de la organización, a las que envió mensajes de texto inapropiados, comentó la ropa que llevaban o lo que sentía por ellas. El directivo, que fue investigado en 2011 y 2015 por la organización y creía el asunto "cerrado", aseguró que se había "disculpado sin reservas" con las empleadas y admitió que había cometido "algunos errores personales" en esa época.

Según ha indicado Save the Children, entre el 2011 y el 2015 hubo "preocupación" por declaraciones y comportamientos "inadecuados" de su entonces director. Posteriormente, según la organización, surgieron "preocupaciones" por el hecho de que los casos se hubieran dado por cerrados y se llegó a la conclusión de que "hacía falta una nueva revisión". Esa revisión determinó que no se habían seguido "en todos los aspectos los protocolos de Recursos Humanos", ha indicado la oenegé.

La reputación

En plena tormenta sobre el mundo de la cooperación tras el escándalo que ha sacudido muy especialmente –aunque no solo– a Oxfam, Forsyth ha afirmado que renuncia con el fin de no dañar la reputación de Unicef y de Save the Children. "Quiero dejar claro que no dimito de Unicef por los errores que cometí en Save the Children", ha explicado Forsyth, subrayando que estos ya fueron atendidos con el "proceso adecuado hace muchos años". Según ha dicho, entonces pidió disculpas "sin reservas y cara a cara", y ha aprovechado para pedirlas de nuevo.

"Dimito por el peligro de perjudicar tanto a Unicef como a Save the Children y nuestra causa más amplia", ha esgrimido, asegurando que no puede permitirse que esto ocurra a dos organizaciones a las que quiere, ya que está convencido de que la cobertura en torno a este asunto "también intentará hacer daño a nuestra causa y la de la ayuda". "He dedicado 30 años de mi vida a luchar contra la injusticia y la pobreza y por los niños", ha sostenido Forsyth, quien ha dicho sentir un gran pesar por tener que abandonar Unicef dos años después de haber sido nombrado su numero dos. 

0 Comentarios
cargando