Ir a contenido

GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Turquía propone a EEUU un control conjunto de la ciudad kurdosiria de Manbij

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, visita Ankara para "arreglar" sus relaciones con los turcos

Adrià Rocha Cutiller

Tillerson (izquierda) y Çavusoglu, en Ankara, el 16 de febrero.

Tillerson (izquierda) y Çavusoglu, en Ankara, el 16 de febrero. / AFP / CEM OZDEL

El Gobierno de Turquía ha propuesto este viernes al estadounidense un control militar conjunto de la ciudad del norte de Siria de Manbij. En esta ciudad, en la actualidad, EEUU tiene estacionados sus soldados en colaboración con las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF), una coalición de milicias dominadas por el grupo kurdosirio de las YPG.

Contra este grupo, de hecho, Turquía está en guerra en el cantón de Afrín. Ankara considera como terrorista a las YPG por sus vínculos con la guerrilla kurdoturca del PKK.

Desde el inicio de la ofensiva contra Afrín, hace un mes, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha estado avisando que Turquía quiere también atacar la ciudad de Manbij, aunque allí haya soldados estadounidenses. EEUU y Turquía son aliados de la OTAN desde los años 50.

Un general estadounidense dijo, la semana pasada, que EEUU reaccionaría ante un ataque turco, y Erdogan contestó, hace dos días, que Turquía les daría una «bofetada otomana» a sus colegas si no rectifican. La bofetada otomana es un tipo de bofetada con la mano bien abierta y el brazo completamente estirado. Toda la prensa turca afín jaleó las palabras del presidente.

«Relación importante»

Pero este viernes ambas partes han suavizado la retórica. El secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, ha visitado Ankara, donde se ha reunido durante tres horas con Erdogan y el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu.

«Tenemos objetivos comunes tanto en Siria como globales. Valoramos nuestra relación con Turquía como muy importante», ha dicho este viernes Tillerson, que se ha comprometido a limitar la entrega de armas estadounidenses a las YPG. «Serán para misiones específicas, con la única intención de conseguir objetivos militares específicos», ha explicado Tillerson, que, además, ha criticado a Turquía por tener en la cárcel a trabajadores de la embajada estadounidense en Ankara. El Gobierno turco les acusa de tener vínculos con el intento de golpe de estado de julio del 2016.

«Necesitamos tener la seguridad -ha dicho Çavusoglu en rueda de prensa- que las YPG se retirarán de la ciudad. Las YPG tienen que abandonar Manbij cuanto antes».