CRISIS POLÍTICA EN CARACAS

Un policía rebelde ataca la sede del Tribunal Supremo de Venezuela con un helicóptero robado

Maduro advierte de que será implacable con la oposición: "Si destruyen la revolución, iremos al combate"

 Imagen del helicóptero sobrevolando la sede del Tribunal Supremo, este martes en Caracas. / REUTERS TV

 Imagen del helicóptero sobrevolando la sede del Tribunal Supremo, este martes en Caracas.
Asegura que jamás se rendirán si se intenta poner fin a la revolución bolivariana.

/

Se lee en minutos

ABEL GILBERT / BUENOS AIRES

Escalada de tensión en Venezuela. El último episodio de la crisis lo han protagonizado un agente de la policía científica que ha robado un helicóptero con el que ha atacado las sedes del Tribunal Supremo y del Ministerio de Interior en Caracas, según ha informado el Gobierno de Nicolás Maduro, que ha relacionado a este policía rebelde con la CIA.

El ministro de Comunicación venezolano, Ernesto Villegas, ha detallado que el helicóptero fue robado de la base aérea militar de La Carlota, en Caracas, y que el responsable es Óscar Pérez, inspector adscrito a la división de transporte aéreo de la policía científica (CICPC). Pérez, "el complotado" en palabras de Villegas, voló hacia el Ministerio de Interior, situado en el centro de la capital, y "efectuó alrededor de 15 disparos contra el edificio", mientras en la terraza de ese organismo se realizaba un acto al que asistían unas 80 personas.

A continuación, el policía se dirigió a la sede del Supremo donde "efectuó varios disparos y lanzó al menos cuatro granadas de origen colombiano y fabricación israelí, de las cuales una no estalló y fue recogida".

Oscar Pérez prosiguió su ataque desde las redes sociales. "Venezolanos Queridos Hermanos, Les hablamos en representación del Estado; somos una coalición entre funcionarios militares, policiales y civiles, en búsqueda del equilibrio y en contra de este Gobierno transitorio y criminal. NO pertenecemos ni tenemos tendencia político-partidista; somos nacionalistas, patriotas e institucionalistas. Este combate no es con el resto de las fuerzas de seguridad de estado que permanecen en desacuerdo, es con la impunidad impuesta, si no en contra del gobierno nefasto", señaló. Pérez llamó a los venezolanos a salir a la calle como lo vienen haciendo desde hace tres meses para forzar una salida electoral a la crisis política.

MADURO AMENAZA CON LAS ARMAS

Según Villegas, estos ataques forman parte de "una escalada golpista contra la Constitución y sus instituciones", y aseguró que Pérez está siendo investigado por sus "vínculos con la Agencia Central de Inteligencia" y la embajada de Estados Unidos en Venezuela. "Así como sus vínculos con un exministro del Interior quien recientemente ha confirmado públicamente sus contactos con la CIA", ha añadido en alusión a Miguel Rodríguez Torres, quien, rápidamente, ha denunciado la "falsedad" de un documento hecho público por un medio progubernamental que le relaciona con la CIA. Rodríguez Torres es la bestia negra del chavismo  por haber  expresado críticas al proceso constituyente. 

El ataque al Supremo y a Interior  ha enervado al presidente, Nicolás Maduro, que ha advertido que será implacable con los opositores y que combatirá a quienes intenten acabar con el régimen chavista. "Condeno este ataque terrorista. Si destruyen la revolución, iríamos al combate. Jamás nos rendiríamos. Lo que no se pudo con votos, lo haríamos con armas". Así de contundente se ha mostrado en una comparecencia en la que le ha costado reprimir su ira.

Maduro ha exigido a la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) que condene esta acción sin precedentes. Para el presidente, la inédita incursión aérea es parte de un "goteo" de carácter "contrarevolucionario". 

AUMENTO DE LA SEGURIDAD

A raíz de este incidente, el Gobierno ha elevado al grado dos el nivel de alerta de su plan de seguridad. "Si tengo que declarar lo que tenga que declarar, lo voy a hacer", ha insistido Maduro. Al caer la noche, mientras se reforzaba ostensiblemente la seguridad en la sede del Gobierno,  en Caracas no se hablaba de otra cosa. Chavistas y opositores dijeron ver al helicóptero que atravesó el cielo de la ciudad con una pancarta en la que se podía leer '350 Libertad'.

Te puede interesar

El robo del helicóptero tuvo lugar pocas horas después de los violentos episodios que sacudieron a Maracay, en el estado de Aragua. El actual ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, aseguró que fueron planificados por un sector radical de la MUD. "Hubo personas vinieron de otras partes del país en autobuses para cometer asaltos en más de 60 establecimientos coordinados con delincuentes y bandas armadas", denunció. Las fuerzas de seguridad detuvieron a 200 personas.

En este contexto, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) asestó un severo golpe a la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, quien desde que se iniciaron las protestas comenzó a tomar cada vez más pronunciada distancia del chavismo aunque sigue reivindicando la figura del extinto comandante bolivariano. El TSJ dictaminó que el Defensor del Pueblo "puede tener acceso a todos los actos de investigación que cursen ante el Ministerio Público" y al mismo tiempo "promover pruebas" y "solicitar a los órganos auxiliares de justicia que se realicen diligencias de investigación".