Ir a contenido

MASACRE DE CIVILES

Un total de 39 personas han muerto en un atentado suicida contra el Palacio de Justicia de Damasco

El ataque se produce apenas cinco días después de que 74 personas murieran en otra acción terrorista

Decenas de sirios hacen cola para recibir comida en las afueras de Damasco. / AP

Decenas de sirios hacen cola para recibir comida en las afueras de Damasco.
Fotografia facilitada por la agencia SANA que muestra a varios periodistas inspeccionando el lugar del atentado suicida.

/

Al menos 39 personas han muerto este miércoles en un atentado suicida contra el Palacio de Justicia, en el centro de Damasco, en Siria, según los últimos datos del Observatorio Sirio de Derechos Humanos. De las víctimas mortales, al menos 24 eran civiles y 7 eran agentes de policía.

Según la agencia de noticias oficial siria, 'SANA', el ataque fue llevado a cabo por "terroristas" poco después de que este sábado al menos 74 personas fallecieran, la mayoría peregrinos procedentes de Irak, en un atentado en la capital que fue reivindicado por la alianza de la exfilial siria de Al Qaeda.

"El terrorista iba vestido con un uniforme militar y llevaba una ametralladora y una granada. Cuando le dieron el alto en el puesto de control de la entrada comenzó a correr, entró en el vestíbulo del Palacio de Justicia y se hizo estallar a las 13.20 hora local (11.20 GMT)", ha relatado el jefe del Departamento de Policía de la capital, el teniente general Mohamed Jeir Ismail.

SEGUNDA EXPLOSIÓN

El oficial de la Policía ha destacado que el inmueble estaba "abarrotado de abogados, jueces y civiles inocentes" en el momento del ataque, motivo por el cual la mayoría de las victimas no formaban parte de ningún Ejército o cuerpo de seguridad.

Poco después de este primer ataque, la televisión siria anunció una segunda explosión en la zona de Al Rabua, en el nordeste de Damasco, de la que no han trascendido los detalles ni si ha habido víctimas mortales. Este segundo ataque ha tenido lugar en un restaurante y podría estar relacionado con el primero en el Palacio de Justicia en el que además de los 39 fallecidos ha habido más de 45 heridos.

Ahmed al-Sayyid, un alto cargo del funcionariado del Estado, ha relatado a la televisión siria que posiblemente estos dos ataques suicidas hayan sido planeados como "represalia por las últimas reconquistas y victorias conseguidas por el Ejército sirio en el país y de su Gobierno en las negociaciones de Ginebra y Astaná". Y en declaraciones a los periodistas en Damasco, el ministro sirio de Justicia, Neyem Edin al Ahmad, ha recordado que "no es la primera vez que hay ataques terroristas contra la ciudad, el turismo y las antigüedades".

SEIS AÑOS DE GUERRA 

Estos ataques coinciden con  el sexto aniversario del inicio del conflicto en el país árabe, que ha causado más de 321.00 muertos y millones de refugiados y cuyo fin es difícil de vislumbrar, en medio del avance sobre el terreno de las fuerzas leales al presidente Bachar al Asad y de intentos de negociación hasta ahora fallidos.

El último año de esta guerra ha estado marcado por la recuperación total del control de Alepo, la mayor ciudad del norte de Siria, por el ejército nacional, que contó con el respaldo de la aviación rusa, en su ofensiva de finales de 2016. La pérdida de Alepo supuso el mayor golpe asestado por los efectivos gubernamentales a los opositores y propició un alto el fuego iniciado a finales de diciembre y la reanudación del diálogo de paz.

NEGOCIACIONES FALLIDAS

Por otro lado, este miércoles se ha dado por concluida la tercera ronda de negociaciones sobre la tregua en Siria, boicoteada por la oposición armada, sin ningún acuerdo que pudiera ayudar a consolidar el alto el fuego que rige desde el pasado diciembre en el país árabe.

Aunque el Ministerio de Exteriores del anfitrión Kazajistán ha anunciado este miércoles por la mañana que los líderes de algunos grupos armados tenían intención de viajar a Astaná, la ciudad en la que se han celebrado las reuniones, los tres países garantes de la tregua -Rusia, Turquía e Irán- han decidido dar por terminada la cita sin esperar su llegada.