Ir a contenido

FIN DEL PERIPLO POR AMÉRICA LATINA

El Papa cierra su gira con una misa multitudinaria en Paraguay

El Pontífice pone fin a un viaje marcado por gestos valientes e imágenes curiosas

"Que no haya niños sin educación, ni obreros sin trabajo digno", señala

ABEL GILBERT / BUENOS AIRES

El papa Francisco concluyó este sábado su primera gira pastoral latinoamericana con una reivindicación de la mujer paraguaya, «la más gloriosa de América». En el marco de una misa multitudinaria, oficiada en castellano y guaraní en el santuario de la Virgen de Caacupé, el Pontífice revisó otro de los aspectos más dolorosos de la historia regional.

Esta vez no aludió al papel de la Iglesia católica durante «la llamada conquista» sino a la guerra de la triple alianza, en la que BrasilArgentina Uruguay devastaron a Paraguay y diezmaron su población masculina entre 1864 y 1870.

«Ustedes tienen la memoria, la genética de aquellas que reconstruyeron la vida, la fe, la dignidad de su pueblo. Han vivido situaciones muy pero muy difíciles, que desde una lógica común sería contraria a toda fe. Ustedes al contrario, impulsadas y sostenidas por María, por su ejemplo, siguieron creyentes, inclusive cuando todo parecía derrumbarse», dijo Francisco.

Paraguay recibió a Jorge Bergoglio aún conmocionado por otro tema de género: los embarazos de niñas y adolescentes. El Gobierno del magnate conservador Horacio Cartés se opuso en mayo al aborto de una chica de 10 años violada por su padrastro con el  apoyo eclesiástico. Más allá de abstenerse de hablar de ese tema de fuerte peso doctrinal, el Papa argentino no se privó de marcar una agenda: «Que no haya más niños sin educación, familias sin hogar, obreros sin trabajo digno, campesinos sin tierras y tantas personas obligadas a emigrar; que no haya más víctimas de la violencia, la corrupción o el narcotráfico».

"HERMANO"

Francisco, que regresará este domingo a Roma tras visitar una villa de emergencia (chabolas), estuvo antes en Ecuador Bolivia. Se abstuvo de criticar a Rafael Correa, como anhelaba la oposición ecuatoriana y respaldó las políticas de inclusión social de Evo Morales así como las aspiraciones de ese país en un viejo litigio con Chile.

«El diálogo es indispensable, (...) estoy pensando acá en el mar», expresó Bergoglio en La Paz, para sorpresa del Gobierno chileno. De acuerdo con Morales, el Papa le dijo que en el continente hay tres asuntos pendientes: la independencia de Puerto Rico, la disputa argentino-británica por las islas Malvinas y la reivindicación marítima boliviana. «El hermano Papa, no sé si es importante decirlo, pero afirmó (que) esos son los tres temas pendientes en América Latina», dijo. Su gira estuvo marcada por gestos de osadía, a la altura de sus aspiraciones: detener la fuga de fieles católicos hacia las iglesias protestantes. Hasta Morales lo llamó «hermano».