ESCÁNDALO EN ALEMANIA

El tesorero de Merkel, acusado de ocultar dinero en un paraíso fiscal

Helmut Linssen realizó ingresos a nombre de una empresa fantasma con sede en Bahamas y Panamá entre 1997 y el 2004, según la revista 'Stern'

Helmut Linssen, tesorero de la CDU.

Helmut Linssen, tesorero de la CDU.

1
Se lee en minutos

Los socialdemócratas y los Verdes alemanes han instado este miércoles a la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la cancillera, Angela Merkel, a aclarar las sospechas que pesan sobre el tesorero de su partido, que pudo haber ocultado dinero en empresas tapadera de paraísos fiscales.

La historia fue publicada por la revista alemana Stern, que señala que Helmut Linssen, entre 1997 y el 2004, realizó ingresos en una cuenta de un banco luxemburgués a nombre de una empresa tapadera con sede primero en Bahamas y después en Panamá.

El tesorero ha negado de forma categórica haber evadido impuestos, pero tanto el Partido Socialdemócrata (SPD), socio de Merkel en el Gobierno alemán, como los Verdes han exigido explicaciones claras y públicas.

Según 'Stern', las autoridades tuvieron conocimiento de la cuenta sospechosa en el 2010, gracias a un CD que compró el 'land' de Renania del Norte-Westfalia, donde Linssen había ocupado el cargo de ministro de Finanzas.

En el 2012, sostiene la publicación, se abrió un procedimiento penal contra él, pero no fue inculpado porque, al haberse cancelado la cuenta en el 2004, el presunto delito había prescrito, por lo que Linssen solo tuvo que pagar por los intereses del periodo entre el 2001 y el 2005.

Herencia familiar

El tesorero, por su parte, ha explicado que el dinero procedía de la herencia de sus padres, por la que ya había pagado impuestos, y que no obtuvo ningún beneficio.

La información se une al goteo de presuntos casos de evasión de impuestos de conocidas personalidades alemanas publicados en los últimos días.

Otras revelaciones

Noticias relacionadas

El lunes dimitió el secretario de Estado de Cultura de Berlín, el socialdemócrata André Schmitz, tras revelarse que poseyó una cuenta en Suiza con cerca de medio millón de euros.

Poco antes se había sabido que Alice Schwarzer, una de las principales feministas del país, había confesado a la justicia que desde los años 80 mantuvo fondos en el país helvético.