Ir a contenido

Cerca de 800.000 manifestantes prosirios piden en Beirut la dimisión del primer ministro Siniora

AGÈNCIES / BEIRUT

Una enorme multitud se ha concentrado en Beirut convocada por el movimiento chií Hizbulá y sus aliados políticos para reclamar la dimisión del primer ministro libanés, Fuad Siniora, que permanece en sus oficinas protegido por cientos de agentes y soldados. La policía ha cifrado los asistentes en cerca de 800.000, mientras que los convocantes han hablado de más de un millón. El Líbano tiene 3.826.000 habitantes.

Tras la marcha, grupos de manifestantes han bloqueado todos los accesos al palacio de Gobierno de la capital del país, donde se encuentran reunidos el jefe del Ejecutivo y varios miembros de su Gabinete.

Eslóganes como "Fuera Siniora" y "Queremos un Gobierno libre"

Hizbulá y sus aliados prosirios han movilizado a sus bases, que han llegado de todo el país en autobuses. "¡Fuera Siniora!" Y "Queremos un Gobierno libre" han sido dos de los lemas gritados por los manifestantes, que también entonaban canciones de Hizbulá de contenido revolucionario y nacionalista y enarbolaban banderas de Líbano.

Los gritos durante la marcha han arreciado cuando Siniora ha salido un momento al balcón del palacio del Gobierno, donde numerosos ministros de su coalición viven desde hace varios días como medida de seguridad. Los soldados y la policía, fuertemente armados, han bloqueado todos los accesos al edificio. Por su parte, los servicios de seguridad de Hizbulá han formado dos líneas entre los protestantes y las fuerzas de seguridad para impedir incidentes.

La oposición prosiria, encabezada por el secretario general de Hizbulá, jeque Hasan Nasralá, y el líder de la Corriente Patriótica Libre, el general Michel Aun, habían instado a sus partidarios a manifestarse y a organizar una "sentada simbólica ininterrumpida", desde las dos de la tarde de hoy hasta hacer caer el Gobierno, que consideran prooccidental.

Intento de golpe de Estado

La oposición acusa a la mayoría parlamentaria antisiria de monopolizar el poder, y estima que las protestas son el único medio para cambiar esta situación. La mayoría parlamentaria acusa por su parte a la oposición de tratar de impedir por todos los medios la creación de un tribunal especial para el Líbano para que juzgue estos asesinatos.

En una rueda de prensa convocada en su casa de Beirut, el líder druso Walid Yumblat, uno de los pilares de las Fuerzas del 14 de Marzo (coalición antisiria), ha acusado a Damasco y a "algunos" de sus aliados en el Líbano de "obrar por todos los medios a su alcance" para hacer caer el Gobierno.

"Esto es un intento de golpe de Estado, pero nosotros permaneceremos inquebrantables", ha afirmado Yumblat, que ha reiterado el llamamiento de anoche de Siniora a que se icen banderas libanesas en las casas y el signo distintivo de la mayoría, cinta blanca y roja.

Temas: Beirut

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.