28 feb 2020

Ir a contenido

REACCIÓN A LA CAÍDA DEL CONGRESO

L'Hospitalet estudia cómo resolver contratos y perjuicios económicos tras la cancelación del Mobile

Núria Marín, alcaldesa de la ciudad donde se se ubica la Fira de BCN, asegura que los servicios jurídicos de su Ayuntamiento analizan la coyuntura

Acerca del peligro real del coronavirus, Marín considera que "sanitariamente no había ninguna razón por la que no venir, más allá del miedo global"

Manuel Arenas

Cartel de despedida de la edición del 2019 del Mobile World Congress.

Cartel de despedida de la edición del 2019 del Mobile World Congress. / David Zorrakino / Europa Press

Los servicios jurídicos del Ayuntamiento de L'Hospitalet de Llobregat, gran ciudad catalana que iba a albergar en el recinto de la Fira de Barcelona el Mobile Word Congress (MWC), están estudiando "cómo resolver los contratos y posibles perjuicios económicos derivados de la cancelación" del congreso mundial de telefonía móvil que el coronavirus se ha llevado por delante en Barcelona hasta provocar su cancelación.

Así lo asegura a EL PERIÓDICO la alcaldesa del municipio y presidenta de la Diputació de Barcelona, Núria Marín, que a pesar de admitir que "es muy pronto para extraer ninguna conclusión", sí ha aludido en el programa 'Aquí, amb Josep Cuní' de la Cadena SER a "los abogados" para que miren que "todo se haga de forma razonable, correcta y legal", de la misma manera, según las palabras de Marín, que lo harán "el Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat, la Fira y los organizadores".  "Tenemos una reglas de juego, unos contratos, y ellos [los abogados] nos dirán el qué", ha zanjado Marín.

Acerca del peligro real que comportaba el coronavirus a la organización del MWC, Marín considera que "sanitariamente no había ninguna razón por la que no venir, más allá del miedo global que ha generado el virus".

La alcaldesa, desconcertada por el hecho de que las firmas que se han caído del congreso mundial sí asistan estos días a una feria similar en Ámsterdam, entiende que, más allá del aluvión de bajas y pérdidas económicas para la organización, "no ha existido ninguna fuerza mayor causada por una alerta sanitaria", motivo esgrimido oficialmente por los organizadores para no pagar indmizaciones.

Facturación multiplicada por diez en L'Hospitalet

Sobre las afectaciones en L'Hospitalet de Llobregat, donde está ubicada la Fira de Barcelona -que con la caída del congreso pierde un 30% de su volumen de negocio anual-, Marín reconoce que "siempre ha sido muy complicado evaluar el impacto económico del Mobile solo en L'Hospitalet", si bien alude a un impacto en el conjunto del área metropolitana de casi 500 millones de euros y unos 14.000 puestos de trabajo.

Lo que sí admite Marín es que "algunos restaurantes y otras actividades cercanas a los recintos donde se desarrolla el Mobile llegan a multiplicar habitualmente hasta el por diez su facturación". Son estos perjuicios económicos los que han llevado a la Administración local de L'Hospitalet estudiar la situación en estos momentos.

Más noticias de L'Hospitalet en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA