09 ago 2020

Ir a contenido

Invirtiendo en el presente y en el futuro de las personas

Núria Marín

Esta semana hemos presentado la propuesta de presupuestos municipales para el año que viene que, en los próximos días, también expondremos a los diferentes consejos de distrito de la ciudad para su discusión pública y, posteriormente, el 20 de diciembre, propondremos aprobar en el Pleno Municipal.

Estos son unos presupuestos que reflejan el compromiso que el Gobierno municipal tiene con la ciudadanía de L'Hospitalet para mantener el modelo de ciudad cohesionada y la importante red de equipamientos y servicios públicos que tenemos.

A pesar de la situación económica que estamos viviendo, instituciones y ciudadanía, gracias a las finanzas municipales saneadas de nuestras cuentas -al contrario de otras administraciones que recortan-, nosotros tenemos el pleno convencimiento de que es necesario continuar invirtiendo y garantizando la parte del Estado del bienestar que nos corresponde. E incluso un poco más.

En este contexto, el Presupuesto para 2014 es de 218 millones de euros, lo que representa un incremento del 7,73% respecto del de este 2013, que ha sido de 202 millones de euros.

Está plenamente vinculada a la línea de actuación que hemos mantenido en los últimos 5 años, con la voluntad de continuar atendiendo las personas y, especialmente, a los que más lo necesitan. Porque desde el gobierno más próximo a la ciudadanía, queremos acompañarla en su día a día, garantizando los servicios de atención a las personas en el presente y, al mismo tiempo, poniendo las bases para el futuro, con tal de que la ciudadanía tenga mejores oportunidades de desarrollo personal y colectivo y, al mismo tiempo, el conjunto de la ciudad consolide su crecimiento económico y social, respectando el Programa de Actuación Municipal 2012-2015 y la Ley de Estabilidad Presupuestaria, volumen del gasto y nivel de deuda.

La reducción de las aportaciones del Estado y de la Generalitat y la falta de liquidez del Govern de Catalunya hacen cada vez más difícil cerrar el presupuesto municipal y nos dejan cada vez más en solitario al Ayuntamiento en la tarea de dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía. En el caso del Estado, continúa disminuyendo y el año que viene la ciudad recibirá unos 2,5 millones de euros menos que el 2013 mientras que la aportación de la Generalitat siguen reduciéndose en programas concretos.

Así, las transferencias de la partida para escoles bressol se reduce en un 1,67%; per a l’Escola de Música-Centre de les Arts, en un 27%, y para el Plan de desarrollo comunitario, en más de un 32%. En lo que se refiere a la deuda que la Generalitat tiene con el Ayuntamiento de L’Hospitalet, a día de hoy es la nada menospreciable cantidad de 13,7 millones de euros.

Para poder llevar a cabo las políticas sociales que se desarrollan en la ciudad tenemos la previsión de recaudar en concepto de ingresos propios, que representan el 58% del total, 120,6 millones de euros. Eso supone un incremento respecto el año pasado como consecuencia de una mejora de los ingresos por impuestos. En gran parte por lo que representa el “Model L’Hospitalet”, donde los ingresos provenientes de las zonas en crecimiento y con mayor actividad económica de la ciudad repercuten en los diferentes barrios del municipio.

Con el objetivo de continuar invirtiendo en el presente y en el futuro de las personas, queremos mantener el gasto destinado a la prestación de servicios relacionados con la reactivación de la economía para generar ocupación, a la seguridad y a la convivencia, a la educación y a los servicios sociales básicos. El 68% del presupuesto lo destinamos a política dirigidas a estas personas; más de 2 de cada 3 euros van destinados a estos servicios.

Tengo el convencimiento que este presupuesto es un fiel reflejo de nuestra manera de entender y hacer las cosas. Con las políticas de recortes y austeridad extrema que hacen los gobiernos del PP desde de Madrid y CiU y ERC en Catalnya no saldremos de la crisis.

Como ya dije el año pasado, las inversiones que haremos en L’Hospitalet son un ejemplo de cómo siendo más eficaces y priorizando el gasto se pueden incrementar los recursos dirigidos a las políticas de las personas y a la vez incentivar la reactivación económica. Creo que el modelo que nos gobierna actualmente en Europa, en España y en Catalunya no es la única forma de trabajar; el presupuesto de L’Hospitalet es un ejemplo que hay otras alternativas para plantar cara a la crisis sin dejar de lado el sufrimiento de la ciudadanía.