En una entrevista en la BBC

El príncipe Guillermo critica el turismo espacial e insta a centrarse en salvar la Tierra

  • El duque de Cambridge cree urgente que haya esfuerzos para "tratar de reparar este planeta, no tratar de encontrar el próximo lugar para ir a vivir"

El príncipe Guillermo.

El príncipe Guillermo. / AFP / JEREMY SELWYN

2
Se lee en minutos
EFE

El príncipe Guillermo, ferviente defensor del medio ambiente, ha sugerido en una entrevista en la BBC que empresarios como Jeff Bezos, Elon Musk o Richard Branson --a quienes no ha nombrado explícitamente--, deben centrarse en salvar la Tierra ante la crisis climática antes que emprender una carrera por el turismo espacial. Unas palabras pronunciadas pocas horas después de que Blue Origin, la empresa aeroespacial de Bezos, lanzara su segundo vuelo espacial con el actor William Shatner, el capitán Kirk de 'Star Trek', como pasajero destacado.

En una entrevista con el podcast Newscast de la cadena pública BBC divulgada este jueves, el duque de Cambridge, nieto de la reina Isabel II y segundo en la línea de sucesión a la corona británica, considera urgente que haya esfuerzos para "tratar de reparar este planeta, no tratar de encontrar el próximo lugar para ir a vivir". El hijo del príncipe Carlos subraya que es "bastante crucial" que la gente se centre en el planeta Tierra antes de "ir hacia el espacio para tratar de pensar en soluciones para el futuro".

En su conversación con la BBC, el príncipe ha señalado que no tiene interés en viajar al espacio por el impacto de carbono que tienen estos vuelos espaciales. Al mismo tiempo, ha apuntado que los jóvenes sienten cada vez más "ansiedad climática" porque ven "amenazado" su futuro. La crisis climática será abordada por los líderes mundiales en la cumbre del clima COP26 que tendrá lugar en Glasgow (Escocia) a principios de noviembre. Este fin de semana, Guillermo entregará el premio Earthshot, creado por él para reconocer a las personalidades que hacen esfuerzos por salvar el planeta.

Sin mencionarlos explícitamente, el príncipe aludía a los tres multimillonarios que se han lanzado a la carrera por el turismo espacial: Bezos, Musk, con su SpaceX, y Branson. Considerados hasta ahora territorio exclusivo de astronautas y agencias estatales, los viajes espaciales han empezado a acercarse al gran público a raíz de la fiebre que estos magnates han desatado por el turismo galáctico, aunque de momento sigan vedados para quienes no pueden pagar los 210.000 euros que, como precio de partida, cuestan los asientos en estas naves. La guerra de Branson, Bezos y Musk por ser los primeros en llevar tripulantes particulares fuera de la Tierra y hacerlo más lejos que el anterior ha revitalizado la carrera aeroespacial, un combate que permanecía en el olvido desde los tiempos de la Guerra Fría.

Noticias relacionadas

Sin embargo, sería miope pensar que el impacto de estos proyectos se limita a saciar el capricho de un puñado de millonarios por darse un garbeo fuera del planeta. La tecnología punta que hace realidad estas excursiones está sirviendo de laboratorio de pruebas para otras aspiraciones espaciales de mayor enjundia. De momento, la competitividad de los tres empresarios ha servido para superar uno de los principales retos que tenía ante sí la ingeniería aeroespacial: conseguir que el mismo cohete que viajaba al espacio pudiera plantarse de nuevo en la Tierra en perfectas condiciones para ser reutilizado en más misiones.