Otras colonizaciones Análisis Interpretación de las noticias a partir de unos hechos comprobados, incluyendo datos, así como interpretación de cómo puede evolucionar el tema en base a acontecimientos pasados.

Del oeste al espacio: el negocio tras la conquista de nuevos territorios

Recreación del ’far west’

Recreación del ’far west’ / 123rf

  • Jeff Bezos admite que la aventura espacial no es más que una oportunidad de negocio, lo que ahonda en la tradición de otras campañas de colonización como la de William Walker y los filibusteros en Latinoamérica

3
Se lee en minutos
Xavier Carmaniu Mainadé
Xavier Carmaniu Mainadé

Historiador

ver +

El propietario de Virgin Galactic, Richard Branson, ha ganado la carrera a Jeff Bezos para convertirse en el primer turista del espacio. Mientras, Elon Musk se mantiene estos días en un discreto segundo plano, a pesar de que su Space X es la empresa privada mejor posicionada en esta competición, que parece una especie de casting para saber quién hará de malvado megalómano en la próxima película de James Bond.

Estábamos acostumbrados a que la lucha por el control del espacio era cosa de los estados. De hecho, hace pocos meses fuimos testigos de la carrera de misiones a Marte protagonizadas por EEUU, China y Emiratos Árabes. Esto no deja de ser una continuación de lo que comenzó durante la Guerra Fría, cuando EEUU y la Unión Soviética se disputaban la hegemonía del planeta mandando cohetes a las estrellas.

William Walker.

/ Archivo

Precisamente cuando se conmemoraba el 50º aniversario de la llegada del hombre a la Luna, la cadena CBS entrevistó a Bezos. La conversación fue muy reveladora. El fundador de Amazon declaraba que su objetivo no tiene nada de lúdico. Quiere encontrar el lugar idóneo en el espacio para fabricar aquellos productos necesarios en la Tierra pero que son demasiado nocivos para el medio ambiente o demasiado caros para ser producidos aquí. Él lo revestía de preocupación climática, diciendo que de esta manera se dejaría de hacer daño al planeta.

Filibusteros 

En el fondo, sin embargo, el espacio es una oportunidad de negocio, como lo era para un tipo concreto de colonos que en EEUU eran conocidos como filibusteros. Aunque, originariamente, el término, en el siglo XVII, servía para identificar a los piratas que actuaban en el mar de las Antillas, a mediados del siglo XIX la palabra se aplicó a los aventureros, mayoritariamente estadounidenses, que llevaban a cabo misiones militares privadas a ciertas zonas del continente.

Fusilamiento de William Walker.

/ ARCHIVO

Entre 1848 y 1860, dueños de grandes plantaciones del sur de EEUU patrocinaron expediciones privadas en México, el Caribe y Latinoamérica con el objetivo de crear nuevos estados esclavistas y ponerlos bajo tutela de EEUU. Varias razones explican esas ansias expansionistas. Para empezar, cada vez había más áreas del norte a favor del abolicionismo y también existía el temor de que se produjera una rebelión de esclavos. Si todo esto ocurría, los esclavistas corrían el riesgo de perder su negocio y, por tanto, debían cubrirse las espaldas.

Retrato de filibusteros estadounidenses en Costa Rica.

/ Archivo

Noticias relacionadas

Los filibusteros no eran un grupo muy numeroso, pero sí muy activo. El más representativo fue William Walker. Nacido en Nashville en 1824, estudió Medicina y luego Derecho, pero se acabó dedicando al periodismo. Parece que la muerte de su prometida le afectó de tal manera que decidió dar un nuevo rumbo a su vida. Al tener noticia de que algunos aventureros intentaban comer terreno a México, reunió medio centenar de hombres para conquistar Sonora, convertirla en república e incorporarla a EEUU. Cuando los mexicanos lo derrotaron, se dirigió a Nicaragua, donde se rumoreaba que se podría construir el canal que finalmente hizo Panamá. Walker llegó a ser presidente de ese país entre 1856 y 1857. Desde esa posición quería expandir los dominios de EEUU en América Central, pero los estados vecinos lo derrotaron y ejecutaron.

Al igual que su caso se podrían citar los de James Long en Texas o William Chanler en Cuba y Venezuela, por ejemplo. Personajes que iban por libre pero que favorecían el expansionismo norteamericano por todo el continente sin que el país tuviera que ensuciarse directamente las manos.