30 sep 2020

Ir a contenido

DIESTRO CONVALECIENTE

Curro Romero se recupera de un cáncer de laringe

"Lo hemos cogido a tiempo", explica su esposa Carmen Tello

Curro Romero y Carmen Tello, en una imagen de archivo.

Curro Romero y Carmen Tello, en una imagen de archivo. / Begoña Lombardía

Curro Romero, de 86 años, se recupera en su espléndida finca sevillana de un tumor maligno en la laringe que a punto ha estado de costarle la voz. "El cáncer ha desaparecido completamente. Lo cogimos a tiempo", ha asegurado a Efe Carmen Tello, su esposa. Desde hacía meses se sabía que el veterano matador de toros estaba enfermo.

El conocido entre la afición como el Faraón de Camas, el pueblo donde nació, acudó al teatro de la Mestranza de Sevilla a finales de febrero para recoger el título de 'Hijo Predilecto' de Andalucía.

"El presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, nos había llamado el viernes anterior. En ese momento ni siquiera sabía si iba a poder recoger el nombramiento. Había terminado la radioterapia el lunes anterior y lo ha pasado muy mal con los efectos secundarios de esas sesiones, más que con el tumor en sí", ha contado la mujer del diestro. 

El proceso comenzó a finales de año, cuando le quitaron un tumor maligno en las cuerdas vocales. A principios de 2020, en una revisión rutinaria, el médico le diagnosticó un cáncer de laringe, aún incipiente y superficial. "Empezó en enero y le han dado 38 sesiones de radioterapia. Los efectos secundarios lo dejaron agotado pero está recuperado por completo. Ahora ha empezado a recuperar la voz y ahora se encuentra confinado en casa, con un poco de miedo por lo que está pasando. También ha perdido peso", ha explicado Carmen Tello, de 64 años.  

Curro Romero comenzó a torear en 1954 y se retiró en el año 2000. Tras separarse de su primera mujer, la cantante Concha Márquez Piquer, hija de Concha Piquer, Curro Romero contrajo matrimonio en 2003 con Carmen Tello. Al enlace asistieron unos 200 invitados, entre ellos, la duquesa de Alba junto a su hija, Eugenia Martínez de Irujo. De hecho, la pareja formaba parte del círculo íntimo de Cayetana. Juntos acudían a numerosos actos en Sevilla.