VALENCIA-ESPANYOL (1-2)

El Espanyol dinamita Mestalla para cerrar el año

La aparición del debutante Jofre levanta al once blanquiazul al intervenir en el penalti transformado por De Tomás y servir el centro del triunfo a Puado

Javi Puado celebra el gol de la victoria del Espanyol en Mestalla.

Javi Puado celebra el gol de la victoria del Espanyol en Mestalla. / Juan Carlos Cárdenas / Efe

4
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

La maldición de Mestalla ha terminado. Queda interrumpida. En ocho minutos, el Espanyol cerró una negrísima etapa en uno de sus peores campos (7 victorias en 82 visitas). Un estadio inaccesible al triunfo blanquiazul desde 2007 saltó dinamitado en dos detonaciones activadas por el mismo jugador: Jofre Carreras.

Su aparición en el césped fue demoledora. Entró en el minuto 81, y en el 82 provocaba un penalti al colarse entre la zaga valencianista. Le derribó Hugo Duro, que ni siquiera protestó. Se dio la vuelta para marcharse hacia los vestuarios sabiendo que iba a ser expulsado con la segunda amarilla. De Tomás transformó el penalti. Muy mal ejecutado, pero peor defendido por Cillessen porque el balón, muy centrado, pasó a tres dedos de su pierna derecha.

Hugo Duro derriba a Jofre Carreras en el penalti que supuso el 1-1.

/ Juan Carlos Cárdenas / Efe

La cara Jofre y la cruz Iranzo

Ese punto era un buen premio para el Espanyol, pero Jofre no iba a desperdiciar un día inolvidable. Extremo como es, incrustado en la derecha, sin que el Valencia tuviera un lateral como Dios manda en una convulsa y agitada fase del juego, el joven canterano (20 años) levantó la cabeza y oteó la entrada de Puado. Le mandó un regalo para celebrar el año del regreso a Primera y su consolidación en el Espanyol para que cabeceara en plancha y hundiera al Valencia, que aún tuvo tiempo de rematar por segunda vez al poste. Esa acción retrataba la cruz de la moneda. Rubén Iranzo, otro debutante, pero en las filas locales, dirigió el balón a la madera. Su primer minuto fue muy distinto al de Jofre: Sánchez Martínez le sacó una tarjeta en un saque de banda por perder tiempo.

No solo terminaron 14 años de frustración en Valencia. Se cerraba media Liga sin triunfo a domicilio que había convertido al conjunto de Vicente Moreno en el segundo peor forastero de la categoría, solo por detrás del Levante.

Alderete cabecea y bate a Diego López, colocando el 1-0 en el marcador de Mestalla.

/ Juan Carlos Cárdenas / Efe

El duelo acabó con el mismo frenesí del comienzo, aunque hubo una amplia fase anodina y sin que nadie pisara las áreas, tal que estuvieran minadas. Al Valencia le invadieron las prisas al ver que se le escapaba el triunfo en un partido que tenía controlado. La resurrección blanquiazul fue incontenible para el once levantino, con uno menos en el campo y medio equipo sustituido por agotamiento. Los positivos de covid-19 alteraron las alineaciones. Más la del Valencia.

Un remate de Hugo Duro a la cepa del poste (m. 8) invitaba a augurar un partido movido. El Valencia salió con ambición al ataque y con fuerza para presionar al Espanyol tras cada pérdida, pero el esfuerzo no solo fue baldío, sino que acabó pronto. La voluntad local de anotar un gol y jugar con el resultado no se produjo, y el once blanquiazul, soportado sin muchos apuros el vendaval de los inicios, iba soltándose de las precauciones iniciales y avanzando metros. La posesión fue del Espanyol en el primer periodo (42% a 58%) y la amplió en el segundo, pero las ocasiones solo acontecieron en los extremos del cada periodo.

Embarba dispara a la barrera valencianista en una falta.

/ Juan Carlos Cárdenas / Efe

Se avanza el Valencia

De Tomás pilló dormido al Valencia en la reanudación. A los 12 segundos, en la jugada de centro, remató alto desde la derecha. Solo fue un lapsus local, porque el cuadro de Bordalás tenía la misma idea de avanzarse en el mercador. Lo logró, también de cabeza, en una aparición imponente de Alderete poco después.

El movimiento del marcador agitó el encuentro, como era de esperar. Bordalás y Moreno relevaron piezas en función de sus necesidades, y el juego se revolucionó. Perdido como casi siempre fuera de casa, el Espanyol se resistió al destino que le aguardaba. Salió de las tinieblas gracias a Jofre Carreras Pagès, nacido en Girona el 17 de junio de 2001, que apareció con la linterna.

Maxi Gómez y Keidi Baré durante el Valencia-Espanyol de Liga

/ Juan Carlos Cárdenas/EFE

Ficha técnica

Valencia: Cillessen (4); Correia (5), Guillamon (6), Alderete (7), Vázquez (6); Wass (5), Soler (6); H. Costa (4), Guedes (5), Hugo Duro (4); Maxi Gómez (4).

Técnico: José Bordalás (5).

Cambios: Piccini (5) por Vázquez (m. 67); Iranzo (5) por Correia (m. 78); Koba Koindredi (s. c.) por Wass (m. 84); Cheryshev (s. c.) por H. Costa (m. 84).

Espanyol: Diego López (6); Aleix (6), Sergi Gómez (5), Cabrera (6), Pedrosa (5); Melamed (4), Bare (5), Darder (6), Embarba (4); Loren (4), De Tomás (6).

Técnico: Vicente Moreno (6).

Cambios: Puado (9) por Embarba (m. 61), Óscar Gil (4) por Melamed (m. 71); Dimata (4) por Loren (m. 71); Jofre (9) por Aleix (m. 81); Morlanes (s. c.) por Bare (m. 81).

Goles: 1-0 (m. 50), Alderete cabecea picado un centro desde la izquierda. 1-1 (m. 83), De Tomás transforma un penalti. 1-2 (m. 88), Puado cabecea en plancha un centro de Jofre.

Árbitro: Sánchez Martínez (4), murciano.

Tarjetas: Correia (m. 12), Guedes (m. 18), Melamed (m. 30), Wass (m. 63), Iranzo (m. 78), Hugo Duro (m. 79 y 82), Óscar Gil (m. 79), Pedrosa (m. 93), Cillessen (m. 96).

Noticias relacionadas

Tarjetas rojas: Hugo Duro (m. 82).

Estadio: Mestalla.