Ir a contenido

Visto en Twitter

"Me rindo": ésta es la intrahistoria de la despedida de un profesor por el desinterés estudiantil

Dice que no puede más con los móviles en clase y que toda respuesta a una pregunta cultural sea el silencio

Leonardo Haberkorn denuncia que su historia se descontextualizó y publicó sin permiso

María Aragón

"Me rindo": ésta es la intrahistoria de la despedida de un profesor por el desinterés estudiantil

Leonardo Haberkorn, de la Universidad de Montevideo, dijo basta, pero no adiós. Este mes de noviembre se ha vuelto a viralizar un texto suyo de 2015 en el que muestra su hastio tras ejercer como profesor de periodismo. Sin embargo, el contexto se ha transmitido de forma equivocada.

"Me cansé, me rindo", así de contundente se mostraba en su carta, harto del desinterés de sus alumnos. "Me cansé de pelear con celulares, con Facebook, con Whatsapp", se quejaba. Sin embargo, la realidad tiene matices.

La misiva del uruguayo -publicada primero en su blog (El informante) y luego famosa un año después en Argentina- ha vuelto a surgir a la luz. Tres años después, "están siendo medios de España, México, Colombia y Chile" los que cuentan la historia como si fuera actual, indica en una entrevista en 'Verne', en la que critica que los rotativos que se han hecho eco de la historia la han descontextualizado, publicado de forma incompleta y sin su consentimiento.

El actual corresponsal en Montevideo para la agencia Associated Press explica así que, cada cierto tiempo, la historia resucita. "Casi nunca me piden permiso para reproducir el texto ni me preguntan por él. Cortan y pegan sin apenas ubicar la información", detalla.

De Siria a Vargas Llosa

En esta ocasión, el tuit que predió la mecha fue éste, en el que se denunciaba la ignorancia de sus alumnos: 

"Muchos de estos chicos no tienen conciencia de lo ofensivo e hiriente que es", lamentaba, y enumeraba una serie de preguntas que les hizo la última semana. No sabían qué pasaba en Siria, apenas sabían hablar del conflicto en Venezuela, desconocían las diferencias políticas en Estados Unidos y ni siquiera conocían a Vargas Llosa por su enorme trayectoria literaria. "Es como enseñar botánica a alguien que viene de un planeta donde no existen los vegetales".

"Cada vez es más difícil explicar cómo funciona el periodismo ante gente que no lo consume ni le ve sentido a estar informado", afirmaba entonces. "Supongo que mi nota resucita porque cuento cosas que son vigentes y universales", dice ya en 2018.

No se rindió

En la publicación original, Haberkorn detallaba su  experiencia con dos grupos de alumnos concretos, pero evita generalizar. "Por lo general, les faltaba curiosidad y compromiso por la profesión. Creían que lo que les explicas se puede encontrar luego en Google; que todo saber está ya almacenado y al alcance de su móvil, cuando hay matices que no se pueden encontrar en un vídeo tutorial. Copiar y pegar de la Wikipedia ha anulado su curiosidad", narra a 'Verne'.

"Luego nos preguntamos por qué cae la confianza en los medios. Es el periodismo viral. La enfermedad del periodismo", sentencia en su bitácora.

A pesar del título de su post, no se rindió e incluso ha regresado a la docencia (pese a que no es su profesión principal) en ciertas ocasiones, para dar cursos de escritura a trabajadores de algunas empresas