Ir a contenido

EL NEGOCIO DE LA NOSTALGIA

La resurrección de la casete

Las cintas vuelven en plena era digital apoyada por películas como 'Guardianes de la Galaxia' y estrellas como Justin Bieber

El reproductor Elbow reduce el antiguo 'walkman' a la mínima expresión

Luis Benavides

La resurrección de la casete

En las dos películas de ‘Guardianes de la Galaxia’ suenan grandes canciones de los años 70 a través del viejo ‘walkman’ del protagonista, el aventurero espacial Peter Quill, más conocido como Stard-Lord. La factoría Marvel no solo ha relanzado éxitos pretéritos de bandas como Blue Swede, David Bowie, Cheap Trick, Fleetwood Mac y Jackson 5. La saga también ha conseguido que muchas personas desempolven las antiguas pletinas y las casetes, denostadas en los comienzos de la era digital y relegadas a las gasolineras.

La banda sonora de estas dos películas para toda la familia protagonizadas por Chris Pratt y Zoe Saldana se puede encontrar en formato casete, con un código de descarga digital por si el comprador no dispone de un reproductor para escuchar estas cintas. Y ya se han vendido más de 11.000 unidades de la primera desde su lanzamiento en el 2014. Encontrar radiocasetes con doble pletina en el mercado ya no es un problema como hace unos pocos años. Ahora se pueden encontrar en grandes superficies modelos con estilo retro –tan retro como pueden parecer ahora los 80– pero con actualizaciones como entrada para USB y la posibilidad de convertir la cinta en un archivo MP3. Para los que prefieran llevar la música encima y escucharla con los cascos, como Stard-Lord de ‘Guardianes de la Galaxia’, próximamente estará disponible Elbow, un curioso ‘walkman’ reducido a la más mínima expresión.

El aparato ideado por los lituanos Andrius Zemaitis y Marius Paulikas no requiere pantalla ni sistema operativo. Elbow, actualmente en fase de desarrollo, cuenta con una simple polea –y no dos como otras pletinas– que hace pasar la cinta por la cabeza magnética a una velocidad constante. La rueda de control tiene triple función. En la posición inicial, el aparato está apagado. Girando la rueda a la izquierda, el casete gira y se puede subir el volumen. En la dirección opuesta, el casete se acelera hacia adelante con una velocidad regulable.

Este pequeño aparato, que se puede llevar en la mano o enganchado a la ropa, cuenta con dos conexiones: una entrada de jack estándar para los auriculares y una entrada mini-USB para cargar el aparato y pasar el audio del casete al ordenador.

ICONO CULTURAL

Elbow  verá la luz en algún momento del 2017 gracias a las aportaciones realizadas a través de una plataforma de micromecenazgo. Sus creadores reivindican el componente más físico de la casete, convertido con el paso del tiempo en icono cultural. “Se echa de menos la intimidad táctil de los formatos físicos. Esa es una de las razones detrás del resurgir del vinilo, y también la motivación detrás de Elbow”, explican los responsables de Elbow en su página web.

La gente compra mucho menos música en formato físico, y la tendencia hacia un consumo de música cada vez más digital es clara en nuestro país, según el informe de Promusicae del 2016, basado en la información de sellos como Blanco y Negro, Discmedi, Sony Music, Universal Music y Warner Music, entre otros. El mismo informe de la asociación de productores de música de España también recoge como el vinilo resiste e incluso crece un 19,6% respecto al año anterior. Y con la casete, prácticamente aniquilada por el cedé en la década de los 90, podría pasar algo parecido. Los especialistas coinciden: la calidad del sonido de una casete es casi tan buena como la de un vinilo mientras los costes de producción de las cintas son mucho más baratos.

PUNKS, HIPSTERS Y ESTRELLAS DEL POP

El reducido precio de las casetes vírgenes y la facilidad para grabar copias con aparatos domésticos –basta con una doble pletina y mucha paciencia, pues se graba en tiempo real– habían convertido estos cartuchos en el perfecto aliado para las bandas independientes y autogestionadas, un formato ideal tanto para punks como para hipsters analógicos, los primeros en recuperar este formato analógico. Pero también grandes estrellas del pop como Justin Bieber o The Weeknd parecen haber sido seducidos por la calidez y la manejabilidad de la cinta. Ambos lanzaron hace dos años sus respectivos nuevos trabajos en cinta. 

Cualquiera diría que ahora todo el mundo adora las casetes, las verdaderas pioneras y precursoras de la piratería. Incluso la banda de thrash metal y rock duro Metallica, conocida por su cruzada contra Napster, la plataforma que permitía intercambio de archivos musicales, sorprendió al mundo con ‘No Life ‘Till Leather’ lanzado exclusivamente en casete  –solo 10.000 copias para todo el mundo– con motivo del Record Store Day o Día mundial de las tiendas de discos del 2015. La portada y el arte del libreto o ‘artwork’ de la cinta de la archiconocida banda californiana es un guiño a las copias caseras, con los títulos de las canciones escritas 'aparentemente' a mano.

LA ÚLTIMA APARICIÓN

La casete juega un papel fundamental en uno de los últimos grandes éxitos de la plataforma Netflix, ‘Por trece razones’. En esta miniserie basada en el libro de Jay Asher y producida por la cantante Selena Gomez  los motivos por los que la joven Hannah Baker (interpretada por Katherin Langford) decide suicidarse están grabados en 13 cintas caseras. Las casetes han vuelto. Todo vuelve.

 

Temas: Música