Réplica municipal a la carta "La calle de València de Barcelona es más una autopista que una calle""

Vista aérea del Eixample.

Vista aérea del Eixample. / AJUNTAMENT DE BCN

Ester López - Ecología urbana

En respuesta a la carta de Esther Rodríguez "La calle de València de Barcelona es más una autopista que una calle"" le informamos de que el Ayuntamiento de Barcelona trabaja para transformar el espacio público con el objetivo de convertir Barcelona en una ciudad más saludable, más humana y de distancias cortas. Lo hace poniendo en primer plano a las personas y llevando a cabo actuaciones para encaminar la movilidad hacia los modos más sostenibles, saludables y seguros como es el ir a pie, en transporte público o en bicicleta.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ciertamente, tal y como comenta la ciudadana, la contaminación atmosférica y el ruido en la ciudad se han convertido hoy en día en un auténtico problema de salud pública y, por tanto, combatirlos con todas las herramientas posibles es una de las prioridades municipales. Es por este motivo y con relación a la emergencia sanitaria de la Covid-19, que, en los últimos meses, la ciudad se ha reactivado con un incremento importante del espacio para los peatones y la pacificación de distintas calles, así como nuevos espacios para la circulación de bicicletas, con el objetivo de facilitar una movilidad activa y saludable que llena de vida los barrios. También se ha mejorado la red de carriles bus y se han creado nuevas plazas de aparcamiento en calzada para liberar las aceras de motos mal estacionadas. Por otra parte, debemos tener en cuenta que el crecimiento demográfico y urbanístico, sumado a los efectos de la crisis climática, ha contribuido a incrementar la demanda de drenaje en la ciudad. Para responder a esta necesidad y para aumentar la capacidad de la red primaria de alcantarillado y disminuir el riesgo de inundación en caso de lluvias intensas, se amplía y se desdobla el colector de la avenida Diagonal, una gran infraestructura hidráulica y sanitaria construida en el siglo XIX. Además, es una actuación imprescindible para la futura conexión de los dos tramos de la red de tranvías de la ciudad.

Se trata, por tanto, de unas obras de carácter urgente y vitales para el buen funcionamiento de la ciudad, ya que permitirán aumentar un 70% la capacidad de desagüe y reducirán mucho el riesgo de inundaciones en caso de lluvia. Las obras en cuestión comenzaron el 23 de noviembre y está previsto que tengan afectaciones importantes sobre el tráfico durante los ocho meses que durarán. Concretamente, las restricciones de tráfico serán en la calzada central de la avenida Diagonal, entre las calles de Aragó y Roger de Llúria. Los itinerarios alternativos recomendados para el tráfico mientras duren los trabajos son las calles de Aragó y Mallorca en sentido Llobregat y de Rosselló y València en sentido Besòs. Por ese motivo, como suele ocurrir alrededor de los puntos en que se realizan obras importantes, al reducir la circulación de vehículos en la avenida Diagonal se incrementa el tráfico en las vías alternativas y en algunos momentos se pueden generar atascos.

En este sentido, lamentamos las molestias ocasionadas por dicho fenómeno mientras duren los trabajos. Sin embargo, en la mayoría de casos los flujos de tráfico acaban por regularse por sí solos y pasado un primer período, estos se reparten por otras vías, e incluso se puede dar un trasvase hacia otros modos de transporte más sostenibles, como el metro, el bus o la bicicleta.

Participaciones de loslectores

Másdebates