30 mar 2020

Ir a contenido

"Pasear por la calle de València sin esquivar motos se ha convertido en un lujo"

Esther Rodriguez

Motocicletas aparcadas en la acera

Motocicletas aparcadas en la acera / SILVIA CORTADA BALLUS

La calle Valencia es una de esas calles del Eixample que, pese a sus 20 metros, conserva tramos con cinco vehículos dedicados al transporte privado con aceras de menos de cuatro metros.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Y, como en muchas otras calles del Eixample, las aceras están invadidas por motos aparcadas en semibatería, reduciendo las aceras a menos de la mitad. Con suerte, los peatones nos quedamos con menos del 30% de la vía.

Aunque muchas veces alerto a la Guardia Urbana de las motos mal aparcadas, nunca aparecen para multar o retirarlas. El otro día, por una casualidad del destino, no había ninguna moto aparcada en un tramo de calle por el que suelo pasar.

Por primera vez en mucho tiempo podía ir hablando cómodamente con mi pareja sin tener que ponernos en fila para dejar pasar a los demás peatones.

Esta situación, que tendría que ser la habitual porque en las calles de tres a seis metros solo se puede aparcar en paralelo, se ha convertido en un lujo.

Espero que el Ayuntamiento acabe por fin con las motos en la acera, o que por lo menos haga cumplir la normativa, para que los peatones recuperemos nuestro espacio y caminar por la ciudad no sea una especie de gincana.

Participaciones de loslectores

Másdebates