28 nov 2020

Ir a contenido

"Los políticos deberían ponerse en la piel de los ciudadanos"

Carles Soler C.

 Personas con mascarillas en Madrid.

 Personas con mascarillas en Madrid. / EFE

¿Por qué parece que solo es responsabilidad del ciudadano el avance de la pandemia? Era obligación de los políticos gestionar a nivel sanitario la reacción ante la sabida segunda ola. Sí que en demasiados casos el comportamiento de la población no es el adecuado, y cabe dejar de actuar por la frustración y las ansias de volver a vivir con normalidad, pues si bien es legitimo no debe ser la excusa perfecta para abandonar la prudencia y el sentido común.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Respecto a la primera ola, realmente, ¿quién no ha aprendido? Señores políticos, todos, por una vez en su vida, ¿podrían dejar aparcadas sus rencillas, rencores, ansias de gobernar y de politizar lo que no corresponde y dedicar un momento a dar servicio a quienes han creído en algún momento en ustedes? Se sentirán mucho mejor. Nosotros también. 

Dejen de responsabilizar al ciudadano, dejen de culpar a quien va despistado con la información que recibe y quien, insisto, debe reflexionar sobre su manera de actuar y acatar las medidas que, de forma congruente, se adopten. Pero asuman sus responsabilidades, que van más allá de perpetuar su posición y de los votos. Pónganse por un segundo en la piel del ciudadano (no duele). Y puestos a pedir, cuando informen de los casos positivos, ¿podrían informar los que son graves y los que son leves? No basta con dar una cifra para alarmar y sembrar miedo e incertidumbre. Deben informar de todo para poder educar y no crear una alarma y una alteración emocional, tan innecesarias como, visto lo visto, ineficientes.

Sean valientes para dar estos datos sin miedo que ello nos relaje. Si cumplen con su cometido de informar adecuadamente en base a datos coherentes, educando y no coartando libertades, la relajación debe convertirse en atención y tranquilidad. La política del miedo ya no sirve, es de siglos pasados. Pregúntense ustedes también que pueden no estar haciendo bien. Están ante una oportunidad histórica de ser verdaderos líderes, aprovéchenla.

Participaciones de loslectores

Másdebates