Entender + el fitness

La gran mentira de las dietas ‘detox’

  • Esta especie de obsesión que se pregona en redes por purificar el organismo y perder los kilos ganados en Navidad parte de la peligrosa y falsa afirmación de que hay que compensar los excesos

Un batido verde.

Un batido verde. / El Periódico

4
Se lee en minutos
Begoña González

Los batidos, suplementos e infusiones ‘detox’ viven en estas primeras semanas de año su momento estrella. Es común encontrar estos días en las redes sociales a ‘influencers’ y falsos nutricionistas predicando las milagrosas propiedades de las infusiones ‘detox’ y los batidos mágicos. Porque, claro está, se sirven de la falacia de que el cuerpo necesita ayuda externa para llevar a cabo un proceso tan natural como la digestión y expulsión de toxinas. Ya lo dijo el ministro de propaganda nazi Joseph Goebbels en su momento: "Repite una mentira con suficiente frecuencia y se convertirá en verdad”.

Esta especie de obsesión que se pregona en redes por purificar el organismo y perder los kilos ganados en Navidad parte de la peligrosa y falsa afirmación de que hay que compensar los excesos. Ni una cosa ni la otra. Lamentablemente no hay alimentos que desintoxiquen ni alimentos que adelgacen, pero por suerte, tampoco son necesarios.

“El cuerpo humano cuenta con un sistema de ‘detox’ propio. Son órganos como el hígado o los riñones los encargados de llevar a cabo esa función. Un batido o unos suplementos no desintoxicarán nada”, asegura la portavoz y miembro de la Junta del Col·legi de Dietistes i Nutricionistes de Catalunya (Codinucat), Mireia Cabrera. “Tampoco hay ninguna evidencia científica de que este supuesto proceso de desintoxicación sea necesario”, añade Cabrera.

Estrategia de márketing

Aun así, la idea de que tomando zumos o batidos se puede perder peso rápido y depurar el organismo resulta atractiva para el márketing de los productos de dieta. ¿Cómo no va a resultarlo un té que promete ayudar a perder peso? Beberlo es más fácil que entrenar o dedicar tiempo a cambiar de hábitos para hacerlos más saludables. Lamentablemente, la industria se vale de estos eslóganes para vender y a pesar de que muchos profesionales dedican sus perfiles públicos de redes sociales a desmentir este tipo de afirmaciones, también son muchos quienes aceptan estas tesis y caen en el atractivo engaño.

Las dietas milagro y, de igual manera, sus hermanas pequeñas las dietas ‘detox’ resultan bastante peligrosas para quienes las llevan a cabo. “Las dietas a base de batidos, zumos o caldos son básicamente regímenes tan hipocalóricos que no aportan los requerimientos necesarios al organismo”, asegura Cabrera. “Del mismo modo ocurre con los suplementos ‘detox’, en su mayoría diuréticos. Su consumo provoca una pérdida de peso, pero cuidado, no es grasa lo que se pierde, sino agua. Básicamente nos deshidratan”, añade Cabrera.

Efectos nocivos en el cuerpo

Mantener este tipo de dietas tan bajas en calorías y nutrientes por periodos de tiempo largos provoca serios daños tanto a nivel físico, plasmados en multitud de informes y estudios, como a nivel psicológico. “Hay casos documentados de daño hepático e hipoglucemias a causa de este tipo de dietas”, explica Cabrera. Por no hablar, además, del temido efecto rebote. “El hecho de no cambiar los hábitos que hicieron llegar a coger ese peso, y la reducción del metabolismo provocan que una vez se deje de lado esa dieta el peso se recupere rápidamente”, asegura Cabrera. Además, una dieta tan baja en calorías es casi imposible de mantener a largo plazo.

Cada vez que se restringe la ingesta de nutrientes, y sobre todo cuando se hace de forma drástica y severa, el metabolismo se adapta reduciéndose. Ante la falta de nutrientes y el déficit calórico tan drástico al que es sometido, el cuerpo sufre una serie de cambios para tratar de hacer frente al “peligro”. En esta situación, ante la ingesta tan limitada de calorías y la caída en picado de las reservas energéticas, en un primer momento se da una notable pérdida de peso, pero tras ello, el cuerpo inicia una economización de las reservas llamada adaptación metabólica. En este estado, el organismo entra en una especie de "modo ahorro" y ralentiza el metabolismo.

Noticias relacionadas

Por otro lado, se pueden cuantificar también daños psicológicos de este tipo de dietas. “Se emprenden con la expectativa de perder peso o ganar salud, pero esas aspiraciones son infundadas y no son reales”, asegura Cabrera. Estas aspiraciones no se cumplen y terminan por llevar a la persona a sentir una profunda frustración y a castigarse por no haber conseguido algo que realmente nunca fue factible. Una actitud que en algunas ocasiones se encalla y termina desarrollando Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA). Además, consumir tan pocas calorías hace que se pase hambre, y ello tiene implicaciones en el estado de ánimo. Inevitablemente aumenta la irritabilidad, la falta de concentración y la apatía.

Club de Fitness de EL PERIÓDICO

En el Club de Fitness de EL PERIÓDICO nos interesa el deporte, la actividad física y la nutrición. Aquí compartiremos experiencias, rutinas, retos y tendencias y encontraremos respuesta a las dudas que surjan sobre la actividad física y el universo que la rodea. Es muy fácil unirse al club. Regístrate en Entre Todos y escríbenos, dinos qué dudas tienes o qué rutina quieres compartir con la comunidad.