Ir a contenido

Gente Corriente

Carlos Baeza: "Quise mostrar el trasfondo del lenguaje manipulador"

Psicólogo especialista en trastornos de ansiedad. Ha creado el diccionario online Dícese, con sincretismos que definen más acertadamente nuestra verdad social

Carme Escales

Carlos Baeza, creador de la plataforma www.dicese.es, de sincretismos que, con humor, dan a pensar. 

Carlos Baeza, creador de la plataforma www.dicese.es, de sincretismos que, con humor, dan a pensar.  / ÁLVARO MONGE

El lenguaje, como el dinero, es arma de doble filo, puede ayudar o confundir. Quien habla decide. El psicólogo Carlos Baeza (Santervás de Campos, Valladolid, 1957) levantó la lupa para leer la trastienda de las palabras, especialmente las de personajes públicos por su mayor eco. Y lo que era su divertimento, renombrar lo que en realidad se dice, ha derivado en www.dicese.es, un diccionario abierto a la participación, que, con humor, invita a la reflexión crítica sobre palabras y verdad.

¿Dónde vamos sin saber qué se dice en realidad?

Para ayudar a otros, una de mis motivaciones para estudiar Psicología, hay que entender el comportamiento humano más allá del lenguaje, la antropología social. Hablar, escuchar, leer, estudiar, fijarse en el lenguaje son herramientas de la Psicología.

¿Cómo empezó a hacer el diccionario?

Fue hace unos 5 años, inicialmente como desasosiego, me fijaba en usos abusivos de ciertas expresiones, intoxicación lingüística, manipulación, tergiversación de hechos,  cosas que parecen verosímiles, y jugando con el lenguaje desenmascaraba realidades ocultas.

Que rebautiza con sincretismos (casi 200).

Sí, creo palabras manifiestamente truculentas que detrás tengan cierta verdad, al contrario de la manipulación, aciertan la verosimilitud sobre ideas falaces o tendenciosas.

La Política inspira...

En Política es donde más descarado es el juego del lenguaje manipulativo y donde resulta más irritante el lenguaje creativo, los juegos de palabras. Lo equivalente a la contabilidad en B es el lenguaje en B de engaño y manipulación que usa quien tiene poder o aspira a él o a conservarlo. De ahí que los políticos, por su influencia y mayor vínculo con el poder más tentados están a recurrir a esas formas. La publicidad engañosa, en la que todo son ventajas, también se sirve de ello.

Usted descubre el truco.

El lenguaje manipulador es como el efecto de los ilusionistas, logra que veas lo que no es, y yo quise mostrar su trasfondo.

José Luis Coll hizo en su día un diccionario así.

Sí, y quisiera ojearlo.

El suyo está al día con vocablos como: Socerdote (religioso implicado en abusos sexuales); o Twittular (Generar cabeceras informativas y mensajes simples de opinión a través de las redes sociales). Humor y autocrítica social.

Ayuda a desarrollar el sentido crítico desenfadadamente, a fijarse en el más allá de lo aparente. El negocio del miedo, la mentira en manos de políticos es una herramienta. Si nos sentimos amenazados, no vemos lo que enriquece nuestra experiencia, nos guiamos por lo que no queremos que pase. El engaño se puede usar para crear miedo y a veces este viene del miedo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

¿El lenguaje en B Crea ansiedad?

Miedo y culpa son emociones con especial capacidad de condicionar la conducta. Prácticamente ninguna persona o institución familiar, política, religiosa, empresarial renuncia, en un momento dado, a inducirlas en su afán de influir. El lenguaje B puede usarse para generar miedo y ansiedad, en espera de actitudes o actos.

Por tanto, en su proyecto hay denuncia.

Un poco, también es un antídoto que libera de la realidad agobiante, un juego abierto a todos. El primer beneficiado he sido yo por el efecto catártico, social y altruista.