26 oct 2020

Ir a contenido

HACEMOS PERIODISMO CONTIGO

"Es increíble que aún haya leyes dignas de esa época"

Mireia Sàlvia, alumna de primero de Bachillerato del IE Costa i Llobera, explica en una redacción su visión del franquismo

MIREIA SÀLVIA

Algunos de los alumnos del Instituto Escuela Costa i Llobera que han escrito unas redacciones sobre el franquismo con motivo del 40º aniversario del muerte del dictador.

Algunos de los alumnos del Instituto Escuela Costa i Llobera que han escrito unas redacciones sobre el franquismo con motivo del 40º aniversario del muerte del dictador.

Han pasado exactamente 40 años desde la muerte de Francisco Franco, impulsor de un régimen totalitario conocido como franquismo que se impuso en España convirtiéndola en la hermana de la Alemania de Hitler y de la Italia de Mussolini. Cuarenta años después, da la sensación de que ya no queda rastro del régimen conservador. Pero, ¿ha llegado a morir completamente el alma del franquismo en algún momento?

Francisco Franco (1892-1975) fue el responsable de que España sufriera una larga época de represiones y control social. Este militar gallego, que se hacía llamar Caudillo o Generalísimo, fue el líder del bando ganador de la Guerra Civil (1936-1939), que se alzó contra la II República. Los vencedores contaron con el apoyo de la Iglesia y los partidos de derechas. Así pues, comenzó una dictadura totalitaria.

El franquismo pronto adoptó características básicas de los que conocemos como sus hermanos: el fascismo de Mussolini y el nazismo de Hitler. Franco no se esforzó en ocultar su admiración hacia estas dos ideologías y llegó a tener contacto con estos dos líderes carismáticos, aliándose con ellos en la Segunda Guerra Mundial. Siguiendo los pasos de los dos dictadores, Franco se arrogó  todo el poder político.

El franquismo se caracterizó por su oposición al liberalismo, como es evidente. Franco suprimió toda libertad de expresión y controló todos los medios de comunicación. Todo aquel que se oponía a su régimen era considerado opositor, lo que conllevaba su muerte. El franquismo también se oponía frontalmente al comunismo, ya que la URSS se había mostrado favorable al bando Republicano.

Como era de esperar, la Iglesia, la alta nobleza y las clases medias se mostraron favorables al nuevo régimen ya que satisfacía completamente sus intereses. Las clases populares, entre ellos los obreros y los campesinos, no se mostraron partidarias del orden pero se vieron obligadas a aceptar la situación.

Muchas personas recordarán el 20-N como el día en que pudieron decir adiós a una dictadura que no les había permitido abrir al boca, el día que volvieron a ser libres

Pronto la iglesia obtuvo un gran poder, convirtiéndose así en una de las instituciones más importantes con grandes cargos en el Estado. Así pues, España se convirtió en un estado confesional donde la religión jugaba un papel muy importante, sobre todo en la educación. Otra institución que tuvo mucho poder en el régimen fue el Ejército.

Franco prohibió cualquier partido o sindicato de tipo político, estableciendo así un régimen de partido único. El partido de la época fue la Falange Española de las JONS, un partido totalmente conservador y de derechas que había sido fundado anteriormente por Primo de Rivera.

Durante la época de la dictadura hubo una fuerte represión política y un gran control social. Franco se encargó de fusilar a todos aquellos que no se mostraban partidarios de su régimen. Entre 1939 y 1945 se produjeron unas 30.000 ejecuciones y fueron más de 300.000 los que acabaron encarcelados en prisiones y campos de concentración. En Catalumya la represión fue aún más fuerte; se prohibió el uso de la lengua catalana y miles de personas fueron fusiladas, una de ellas el Presidente de la Generalitat, Lluís Companys.

En noviembre de 1975, la muerte del Caudillo provocó el fin del régimen, abriendo así el camino hacia una monarquía parlamentaria.

Considero que el franquismo ha avergonzado a una gran parte de la población española. Hoy en día no me siento orgullosa de formar parte de un país que sólo cuarenta años atrás prohibía expresar tu opinión y fusilaba a los que pedían democracia. Me gustaría presumir de haber vivido en un país democrático que nunca hubiera hecho daño a nadie, donde hoy en día no hubiera personas favorables a un régimen que hizo tanto daño. Parece mentira que después de aquella época aún haya gente que piense que Franco es lo mejor que le ha podido pasar a España. Es increíble cómo todavía hoy existen partidos relacionados directa o indirectamente con el fascismo y cómo no se hace nada para evitar esta situación. En vez de avanzar, intentar combatirlo, parece que estamos volviendo al pasado. Cada vez la Iglesia está más presente en la sociedad, y el gobierno impone nuevas leyes que casi prohíben la libertad de expresión y otorgan más poder a los cuerpos policiales.

Este 20 de noviembre hace cuarenta años de la muerte de Franco. Miles de personas recordarán ese día como el día de su salvación, el día en que pudieron decir adiós a una dictadura que no les había permitido abrir al boca, el día que volvieron a ser libres.

Fueron muchas las personas que fueron víctimas del franquismo. Algunas de ellas fueron fusiladas simplemente por dar su opinión. Otros por defender su lengua y algunas por irse del país donde habían nacido. Es por ello que hoy hay que luchar por aquellas personas que dieron su vida para defender sus derechos y sus libertades. Tenemos que conseguir borrar de las caras las lágrimas de las personas que recuerdan el franquismo, atemorizadas por si se acerca una época como aquella. Tenemos que conseguir que se puedan ir sabiendo al cien por cien que no se repetirán aquellos años.

Si quieres comentar o debatir sobre este artículo, puedes hacerlo en Entre Todos.