14 jul 2020

Ir a contenido

CANCELACIÓN DE PERMISOS

El coronavirus obliga a Sergi Mingote a cancelar su próxima expedición en Nepal

El país asiático ha cancelado todos los permisos para esta primavera, lo que impedirá al alpinista viajar a final de mes para intentar ascender Annapurna y Makalu

Mingote asegura que "reformulará" el plan pero que sigue en pie: "Lo peor que puede pasar es que se alargue el proyecto, pero tampoco es un problema"

A. G.

 Sergi Mingote anuncia que cancela su siguiente expedición a Nepal como consecuencia del coronavirus / Sergi Mingote (cedido)

El alpinista Sergi Mingote se ha visto obligado a cancelar la próxima expedición del proyecto 14x1000, que incluía el ascenso a dos gigantes nepalíes, Annapurna (8.091 metros) y Makalu (8.463 m), después de que el país asiático haya decidido suspender todos los permisos para esta primavera como consecuencia del coronavirus.

La declaración del brote como pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho que Nepal decida cancelar provisionalmente la emisión de todos los visados a todos los países desde este sábado y hasta el 30 de abril como mínimo, decisión que condiciona el viaje que Mingote tenía previsto iniciar el próximo 27 de marzo.

“Llevo todo el día haciendo gestiones para ver cómo resolver la situación y recolocar estas dos montañas dentro del proyecto”, explica a EL PERIÓDICO el deportista de Parets del Vallès. “Parece ser que la temporada de otoño se mantiene e intentaré recolocar allí el Makalu, ya veremos si será junto al Cho Oyu (8.201 m); quedará el Annapurna, que seguramente tendrá que ir para la primavera de 2021”, añade.

“Lo peor que esto puede provocar es que el proyecto se retrase, pero tampoco lo veo un problema”, asegura Mingote, debido al amplío margen de tiempo con el que cuenta respecto al récord actual de ascenso a los 14 ochomiles del planeta, que se sitúa en siete años y diez meses.  

Más que una disciplina deportiva

Aunque reconoce la noticia le cayó este jueves como un jarro de agua fría, dice que esta mañana ha querido hacer un cambio de chip y ser positivo. “Al final hay que saber adaptarse a las situaciones, yo siempre digo que las montañas de 8.000 metros son algo más que una disciplina deportiva; no solo es subirlas, tienen que salir bien muchas cosas y alinearse muchos astros”, asegura.

Ahora, intentará reajustar el calendario al máximo para poder "recolocar" ambos colosos antes de la primavera de 2021, cuando termina el plazo de los 1.000 días propuesto. De momento, y tras haber hablado este viernes con autoridades del Pakistán, cree que la siguiente expedición al Gashebrum I (8.068 m), que está marcada en el calendario para el próximo 15 de junio, podrá realizarla sin ningún problema.

"Para mí de momento no supone un problema excesivamente grave", reitera el deportista, aunque admite que "la cosa se complicaría más" si la situación se prolongara y las expediciones de este verano y de otoño también tuvieran que ser canceladas, algo que ve "improbable". "Si no entran todos antes de la primavera de 2021, que será lo más seguro, alargaré hasta otoño de este año y ya está", apunta Mingote. 

Otra montaña para no perder aclimatación

Uno de los problemas que se le plantean a Mingote es que con este contratiempo se arriesga a perder parte de la aclimatación que había conseguido hacer en Chile, de donde acaba de regresar de hacer varios volcanes, entre ellos el más alto del mundo, el Ojos del Salado (6.891 m), con el objetivo de prepararse para Nepal. Para ello, se plantea incorporar otra montaña antes de partir el 15 de junio hacia Pakistán.

Aunque declara que todavía no sabe seguro cuál será y que bajara diferentes posibilidades, avanza que entre ellas está la de reprender un antiguo "proyecto personal" que consiste en ascender las cinco montañas más bonitas del mundo. Una catalogación que no es oficial, explica, sino que se basa en su criterio y que comparte mucha gente del mundo del alpinismo.

La lista incluye cuatro picos que el de Parets ya ha ascendido: el Cervino (4.478 m), en los Alpes, el Khan Tengri (7.010), situado en la frontera entre China, Kazajistán y Kirguistán, el K2 (8.611) -cuya cumbre coronó en julio de 2018- y el Alpa Dablam (6.856 m), en el Himalaya. Le falta sumar el Alpamayo (5.947), en Perú, considerada la montaña más bella del mundo. “Ahora viajar a Perú también es complicado, pero quizá dentro de mes y medio no”, confía el alpinista.

El proyecto sigue en pie y con la misma intensidad

Sergi Mingote cuenta que tendrá que "reformular" también los entrenamientos en el Centre d'Alt Rendiment (CAR) de Sant Cugat, ya que "estaba haciendo un tipo de entrenamientos pensando que marchaba en 15 días", por lo que deberá añadir "intensidad y volumen" para llegar en plenas condiciones a la siguiente expedición, sea en un mes o en dos. 

“El proyecto sigue y sigue con la misma intensidad", destaca Mingote. En otoño se mantiene la expedición al que fue su primer ochomil (en 1998), el Cho Oyu, que si algo tiene claro es que irá acompañado de otro coloso. "Me servirá para aclimatar y lo haré con otro ochomil de Nepal seguro, pero tengo que decidir todavía si será Kanchenjunga, Annapurna o Makalu". 

"Toca quedarse en casa"

El que no sea, quedará para la primavera de 2021, y el proyecto seguirá su curso normalmente. En el peor de los casos, y aunque reitera que no le supondría un problema, se ampliaría el plazo de los 'mil días' hasta otoño de 2021. 

"Ahora toca quedarse en casa y seguir los consejos oficiales", dice Mingote, que ha querido recordar también a toda la gente que afecta esta medida, sobre todo a los cocineros, sherpas y porteadores de Nepal, que viven de estas expediciones.