Ir a contenido

Magisterio impondrá en el 2017 un test de acceso sobre lógica y pensamiento crítico en Catalunya

El nuevo examen, que durará todo un día, busca elevar el listón y corregir los déficits formativos de los futuros docentes

M. J. I. / BARCELONA

Prueba de castellano en la selectividad de junio del 2015, en la UB.

Prueba de castellano en la selectividad de junio del 2015, en la UB. / FERRAN NADEU

Explicaba José Antonio Marina en la entrevista mantenida la semana pasada con este diario que en una visita reciente a Barcelona fue requerido por la 'consellera' de Ensenyament, Irene Rigau, para mantener un intercambio de impresiones. El encuentro, contó el filósofo y pedagogo, autor del 'Libro Blanco de la Profesión Docente', duró casi tres horas. De él, Marina extrajo un par de ideas que ahora se ven recogidas en el borrador entregado al Ministerio de Educación: la necesidad de mejorar la preparación de los profesores, que en algunas etapas educativas, es claramente insuficiente, y el refuerzo de la figura del director de centro educativo.

De hecho, buena parte de las deficiencias formativas que apunta el borrador del libro blanco están siendo objeto de reforma en Catalunya desde hace ya tres años, cuando el equipo del Programa de Mejora e Innovación en la Formación de Maestros (MIF) inició sus trabajos. El MIF acaba de anunciar una nueva Prueba de Aptitud Personal (PAP) para los estudiantes que quieran acceder a los grados universitarios de maestro en educación infantil y primaria, que se aplicará a partir del curso 2017-2018. Los estudiantes de bachillerato y de ciclos formativos de grado superior tendrán una prueba de acceso más larga (de una jornada más, en principio) que el resto de sus compañeros, ya que además de los exámenes comunes, deberán superar ejercicios escritos para evaluar "sus competencias en comunicación y en habilidades lógico-matemáticas, así como la capacidad de reflexión y razonamiento crítico". Hasta ahora la PAP, únicamente evaluaba la lengua catalana y castellana y requería una media de 5, con una nota mínima de 4 en cada una de las dos pruebas.

Así, los aspirantes a estudiar Magisterio tendrán que demostrar una "buena compresión lectora y su capacidad de síntesis de documentos sobre temas de interés general. Asimismo, también determinará la expresión escrita del alumno y un dominio suficiente del uso de la lengua", ha señalado Miquel Martínez, profesor de Pedagogía en la Universitat de Barcelona y coordinador del MIF. En el caso de la competencia lógico-matemática, el estudiante deberá resolver sin calculadora ejercicios, problemas y situaciones de aplicación, mientras que para mostrar capacidad de reflexión y razonamiento crítico, se le evaluará en el ámbito científico-técnico y de conocimientos generales.

CIEN HORAS AL AÑO DE RECICLAJE

Una vez en ejercicio, los docentes deberían de seguir "un número de horas obligatorio de formación continuada presencial", propone el libro blanco de la profesión docente, que recuerda que "en los países de gran nivel educativo pueden llegar a 100 horas anuales". Esta medida, sin embargo, queda bastante alejada de la experiencia catalana, donde el reciclaje del profesorado ha sufrido en los últimos años un recorte presupuestario de más del 90% por parte de Ensenyament.