Telecomunicaciones

¿Qué es STC, la operadora saudí que se ha convertido en la primera accionista de Telefónica?

Saudí Telecom compra el 9,9% de Telefónica por 2.100 millones y se convierte en su primer accionista

Calviño avisa de que Telefónica es una empresa estratégica y que velará por los intereses de España

Logo de STC en la última edición del Mobile World Congress en Barcelona

Logo de STC en la última edición del Mobile World Congress en Barcelona / AFP / JOSEP LAGO

Pablo Allendesalazar

Pablo Allendesalazar

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La historia de Saudi Telecommunication Company (STC), desde este martes primer accionista de Telefónica tras pagar 2.100 millones de euros por el 9,9% de su capital, guarda muchas similitudes con la de la operadora española, aunque con años de retraso y también con sustanciales diferencias. Así, ha pasado de ser una compañía estatal monopolística centrada solo en su país a convertirse en el primer operador de un mercado competitivo y a internacionalizarse para diversificar su negocio y crecer. Pero, al contrario que la firma presidida por José María Álvarez-Pallete, sigue estando controlada por el Estado saudí y su presencia exterior es todavía incipiente.

La empresa fue creada en abril de 1998, cuando el Gobierno de su país le traspasó el negocio de telefonía y telégrafo que era de su propiedad. El fondo público PIF (Public Investment Fund) vendió un 30% de las acciones en 2002 y un 6% adicional en 2021, con lo que el Estado sigue controlando la empresa con un 64% del capital. El 36% restante cotiza libremente en bolsa. El 9,83% de las acciones está en manos de inversores extranjeros, entre ellos algunas de las grandes gestoras de fondos mundiales como Vanguard o BlackRock, con pequeñas participaciones financieras inferiores al 1,4%. 

La compañía realizó el año pasado la mayor ampliación de capital en la historia del mercado saudí -de unos 7.500 millones de euros- para avanzar en su "estrategia de expansión y crecimiento". A principios del pasado agosto, durante la presentación de resultados semestrales, su directivo Ali Alharbi destacó que STC tiene una "posición financiera muy fuerte y es considerada globalmente como una de las compañías con mayor rating crediticio", lo que le permite tener un "ambicioso plan para expandirse" mediante compras. "En general, nuestro plan es tener la mayoría (de las compañías adquiridas), pero esto podría cambiar en función de los activos objetivo", expuso.

Directivo español exTelefónica

STC tiene un modelo de gobierno anglosajón, con un presidente no ejecutivo -el príncipe Mohammed K. A. Al Faisal- que lidera un consejo de administración formado por otros 10 miembros: ocho saudies (dos de ellos, mujeres), un alemán (Arndt Rautenberg, antiguo directivo de Boston Consulting Group y Deutsche Telekom) y un indio (Sanjay Kapoor, exdirectivo de la operadora india Bharti). El primer ejecutivo es Olayan Mohammed Alwetaid, consejero delegado desde marzo de 2021, que dirige una alta dirección formada por otros 15 hombres

Entre ello se cuenta el español José del Valle con el cargo de jefe de proyectos especiales. El ejecutivo ha jugado a buen seguro un papel destacado en la entrada de STC en la compañía española, ya que ocupó varios puestos directivos en Telefónica entre 2001 y 2018 en Madrid, Lima y Miami. "¡Estoy muy orgulloso de ver cómo Telefónica y STC se asocian! ¡Enorme creación de valor para ambas empresas! Esta es una operación increíble y estoy completamente seguro de que el futuro será superbrillante y exitoso. ¡Ser parte de esta aventura es lo más emocionante que existe! ¡Ole!", ha publicado en su perfil de Linkedin.

Post de Linkedin de José Del Valle, ejecutivo de STC y exdirectivo de Telefónica

Post de Linkedin de José Del Valle, ejecutivo de STC y exdirectivo de Telefónica / EL PERIÓDICO

Líder regional

STC es la mayor operadora de telecomunicaciones de Oriente Medio y el norte de África y una de las 50 mayores del mundo. Lidera con diferencia el mercado saudí de las telecomunicaciones, con una cuota de mercado por ingresos de en torno al 73,9% en marzo de 2022, y es una de las cinco mayores compañías cotizadas en la bolsa de su país (Tadawul), con una capitalización de unos 49.200 millones de euros. También cuanta con operadoras filiales en Kuwait (desde 2007), Malasia (2008) y Bahrain (2009), además de tener dos subsidiarias en las Islas Vírgenes Británicas (STC Asia y STC Turkey). El 7,4% de sus ingresos, así, provienen del exterior. 

En sus últimas presentaciones, la compañía expone que su estrategia está "alineada" con la 'Visión 2030 de Arabia Saudi' lanzada por su Gobierno, que entre otros tiene como objetivos que la economía del país pase de ser la 19 del mundo a estar entre las 15 primeras, elevar la contribución del sector privado al PIB del 40% al 65%, incrementar la participación de las mujeres en el mercado laboral del 22% al 30%, y aumentar la capacidad de recibir peregrinos a La Meca de ocho a 30 millones al año. "Me gustaría expresar nuestro más sincero aprecio al Gobierno de Arabia Saudita, que está impulsando una de las transformaciones más ambiciosas que el mundo haya presenciado jamás, elevando al Reino de Arabia Saudita a asumir un papel de liderazgo a nivel regional y global", ha apuntado el presidente de la compañía en una carta pública

La firma, que tiene unos 24.600 empleados, ingresó el año pasado 16.742 millones de euros, un 7% más, y ganó 3.022 millones, con un alza del 7,6%. En los últimos años, ha llegado a acuerdos con las compañías chinas Alibaba y Huawei para realizar proyectos conjuntos, y ha realizado compras de empresas en Egipto, Pakistán, Bulgaria, Croacia y Eslovenia.