Posibles retrasos

¿Qué derechos tengo si mi vuelo se ve afectado por las maniobras de la OTAN?

Un avión de la flota de Iberia.

Un avión de la flota de Iberia.

3
Se lee en minutos
El Periódico

La OTAN realizará entre el 12 y el 24 de junio el mayor ejercicio de maniobras aéreas de su historia. Coordinadas por Alemania, las maniobras 'Air Defender 23' alterarán el tráfico aéreo de Europa por la participación de unos 220 aviones militares de 25 países miembros y socios de la OTAN. El ejercicio tendrá un carácter puramente defensivo, pero también buscará enviar un mensaje de fortaleza militar a Rusia en plena guerra en Ucrania. El ejercicio incluirá entrenamiento operativo y táctico, principalmente en Alemania, pero también en República Checa, Estonia y Letonia. Como consecuencia de estas maniobras es posible que los vuelos en Europa se vean afectados. Ante esta situación cabe preguntarse si los viajeros afectados por retrasos tienen posibilidad de reclamar.

Según diversas fuentes consultadas, las compañías aéreas no se van a ver obligadas a la suspensión de ningún vuelo, pero sí es posible que deban asumir retrasos o cambios de ruta que afecten a la altitud o a las maniobras de aproximación a los aeropuertos. "Es probable que las rutas de vuelo de los aviones civiles se vean afectadas", reconoció Karolina Wojtal, del Centro Europeo del Consumidor Alemania (CEC). "La situación en el espacio aéreo alemán ya es muy densa. Allí todo está ya estrechamente cronometrado", afirmó a medios locales.

Marco general

La normativa europea establece indemnizaciones para pasajeros de aerolíneas europeas en caso de retraso o cancelación. Los pasajeros sólo tienen derecho a reclamar a la aerolínea en caso de cancelaciones o de retrasos notificados con menos de 14 días previos al vuelo. Sin embargo, la compañía puede quedar exenta de la obligación de pagar una indemnización en caso de que el vuelo haya estado afectado por "circunstancias extraordinarias". Es decir, circunstancias que son inevitables. Las maniobras de la OTAN podrían entrar dentro de esas "circunstancias extraordinarias" por lo que no darían derecho a reclamación, pero no existe consenso pleno y podrían admitirse en el caso de que las aerolíneas no ofrezcan alternativas rápidas para los viajeros.

Las horas de ocupación del espacio aéreo

En fuentes de la OTAN han especificado que las maniobras pueden afectar el espacio aéreo del este Alemania de 10.00 horas a 14.00 horas; el espacio aéreo meridional de 13.00 horas a 17.00 horas; y el espacio aéreo septentrional de 16.00 a 20.00 horas. No habrá ejercicios aéreos por la noche, ni los fines de semana.

Las exigencias

El marco legal actual, que afecta a las aerolíneas europeas pero no al resto, establece claramente las indemnizaciones a pagar. En el caso de una cancelación del vuelo, las aerolíneas deben facilitar a los pasajeros un impreso con las condiciones de asistencia y compensación posibles. Entre esos derechos se incluye que se tiene derecho a comida y bebida suficiente mientras dure la espera; acceso a correo electrónico o a dos llamadas telefónicas y, si es necesario noches de alojamiento y transporte hasta ese alojamiento. Todos esos derechos de asistencia no invalidan el cobro de una indemnización o compensación económica.

El derecho de asistencia

El derecho de asistencia se ejecuta en caso de un retraso en la salida de dos horas para un vuelo de hasta 1.500 kilómetros; vuelos intracomunitarios de hasta 3.500 kilómetros con tres horas de retraso; y vuelos de más de 3.500 kilómetros y más de 4 horas de retraso.

Indemnizaciones

Si el retraso en la salida es de cinco o más horas, el pasajero tiene derecho al reembolso del dinero pagado por el billete correspondiente a la parte del viaje no efectuada y al de la parte efectuada si el vuelo ya no tiene razón de ser. Cuando proceda, además, tiene derecho a un vuelo de vuelta al lugar de origen lo más rápido posible. El reembolso se realizará en un plazo de 7 días.

Compensaciones

El pasajero tiene derecho a reclamar una compensación cuando el retraso en la llegada al destino final es de tres o más horas respecto de la llegada prevista inicialmente. Esta compensación será idéntica a la que le correspondería en caso de cancelación de un vuelo, salvo que la aerolínea demuestre que el retraso fue provocado por "circunstancias extraordinarias". Las compensaciones económicas previstas se establecerán en función de la distancia al destino. Así, son de 250 euros para vuelos de hasta 1.500 kilómetros; de 400 euros para los de hasta 3.500 kilómetros; y de 600 euros para los vuelos de más de 3.500 kilómetros.