Informe de Sigmados para Culmia

¿Cuáles son los deseos inmobiliarios de los catalanes?

El 41% de los catalanes quiere tener vivienda nueva y de propiedad, pero el 80% de las compraventas son de pisos de segunda mano

El presupuesto más habitual del comprador de viviendas en Catalunya es de entre 100.000 y 200.000 euros

Escaparate de una inmobiliaria.

Escaparate de una inmobiliaria. / Diego García

5
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

El deseo inmobiliario prioritario de los catalanes es tener vivienda nueva y de propiedad. Sin que sea una conclusión sorprendente, una encuesta realizada por la Inmobiliaria Culmia dibuja con datos las intuiciones colectivas y concluye en concreto que el 41% de los catalanes centra en esos argumentos la búsqueda de vivienda. Pese a ello, el 80% de las compraventas se centran en viviendas de segunda mano.

El 54% de los catalanes se decanta por la opción de un piso en sus preferencias, seguido de la casa, con un 40%, el ático 24,5%, el piso en urbanización 20% y el apartamento 18,5%. Aquellos con más de 35 años son los que tienen la situación económica y vital más adecuada para cumplir sus sueños inmobiliarios pero curiosamente son los mayores de 65 años (66,7%) los que están comprando más inmuebles (para ellos o para sus hijos).

El informe ‘El viaje del comprador en España’ encargado por Culmia y elaborado por la firma demoscópica Sigmados apunta que la mayor dificultad de aquellos que buscan vivienda es localizar suficientes opciones en su rango de precios en la zona en la que le interesa. El 50% de los potenciales compradores afirman que esa escasez de oferta es el mayor obstáculo para comprar.

El presupuesto más habitual del comprador de viviendas en Catalunya es de entre 100.000 y 200.000 euros (44,5%). Asimismo, el 28,5% reconoce que podría llegar a superar ese presupuesto ante una alternativa atractiva. Solo el 5,5% destinaría hasta 400.000 euros para la compra de una vivienda. 

El informe revela que más un 40% de los catalanes reconocen estar planteándose en la actualidad un cambio de vivienda y en el que, en líneas generales, prioriza espacios más grandes, disponibilidad de terraza o jardín o la posibilidad de disfrutar de una zona más tranquila. Esta búsqueda de espacios más amplios responde principalmente al perfil medio del actual comprador de vivienda pospandémico que en su mayoría, un 60,5%, cuenta con tres o más integrantes en el hogar, seguido de las parejas, el 30,7%. Por el contrario, sólo un 8,7% de las personas que actualmente se encuentra en proceso de búsqueda viven solas. Los datos del informe realizado por Sigmados son una ayuda para los profesionales de la venta inmobiliaria a la hora de fijar prioridades en su actividad diaria.

Una tercera parte de los que están de alquiler buscan piso

Según los datos del informe, el 64,7% de los encuestados reconoce haber realizado alguna vez una búsqueda para adquirir vivienda y de ellos el 49% terminó adquiriéndola. En su mayoría, las personas que están buscando una nueva vivienda cuentan ya con una residencia propia. Más de la mitad, 54,5%, viven en propiedad y solo un 14% se encuentra buscando mientras reside en la vivienda familiar. Destaca en este punto el 31,5% de personas que viven actualmente en régimen de alquiler y que buscan un activo en propiedad, en línea con la actual tendencia del mercado residencial.

La búsqueda de vivienda en la Catalunya se basa principalmente en viviendas en propiedad, sin embargo, dentro de esta categoría existe una distinción entre la búsqueda de viviendas de nueva construcción (41%) y viviendas de segunda mano (34,5%). Por grupos de edad, puede observarse como mayores de 65 años se decantan en mayor medida por las nuevas construcciones en régimen de propiedad, al igual que el grupo de 46-64 años, aunque empatando prácticamente con la 2ª mano en propiedad. El piso es la opción más demandada, con un 54%, seguido de la casa 40,5%, el ático 24,5%, el piso en urbanización 20% y el apartamento 18,5%. Y entre sus preferencias prevalecen los espacios amplios donde las 3 habitaciones son las más solicitadas, por el 57%, seguidas de 4 o más con un 23%, y de la opción de dos habitaciones, con un 19,5%.

La pandemia ha modificado las prioridades del perfil tipo del comprador y junto con las viviendas más espaciosas se valoran ahora otros aspectos más allá del propio interior. Entre los principales motivos que han empujado a los catalanes a iniciar la búsqueda de una vivienda, el 24% reconoce la posibilidad de poder vivir en una zona más tranquila, mientras el 22% revela que desearía contar con un espacio de terraza o jardín en su vivienda. La falta de espacio, 17,5%, la posibilidad de disponer de una vivienda de obra nueva,16,5%, o vivir en una zona mejor comunicada,13%, son los otros motivos de búsqueda.

El cambio más deseado

Sobre la localización, los potenciales compradores se muestran pocos proclives a la movilidad geográfica o los cambios que supongan grandes distancias. El 35,5% asegura que busca una vivienda en la misma ciudad e incluso el mismo barrio donde vive actualmente; un 26,5% busca vivir en la misma ciudad, pero un barrio más céntrico y, en la misma línea, un 22% querría vivir en una zona más céntrica de su misma área metropolitana. Por el contrario, el 10,3% busca una vivienda en su misma área metropolitana pero más lejos del centro, y un 17,5% más lejos del centro en su misma ciudad. No obstante, un 13,8% busca mudarse a otra ciudad en la misma comunidad autónoma y solo un 5,4% busca cambiarse de ciudad en otra región. 

Noticias relacionadas

Los catalanes son dados a dejarse aconsejar y acompañar por las personas que consideran más cercanas. Un 64% reconocen que son los familiares y amigos de los que más valoran un consejo para tomar la decisión y un 38% asegura que valora más un consejo de algún profesional del sector. 

El tiempo de búsqueda de vivienda se encuentra generalmente entre 1 y 12 meses, siendo la opción entre 1 y 3 meses la más frecuente y siendo el grupo más joven el que más tiempo dedica a la búsqueda. Además, para el 48% de las personas que compraron una vivienda su presupuesto se ajustó y no apreciaron desviación, un 20% afirma que la compra fue un 10-20% más barata y para el 18,4% fue hasta un 20% más costosa.