Proyecciones para 2022

El Banco de España recorta al 4,1% la previsión de crecimiento ante la "intensidad" de la inflación

  • El mecanismo ibérico para bajar la luz moderará el IPC al 7,2%, pero la "persistencia" del alza de precios sigue "sorprendiendo"

El Banco de España recorta al 4,1% la previsión de crecimiento ante la "intensidad" de la inflación
4
Se lee en minutos
Pablo Allendesalazar
Pablo Allendesalazar

Periodista

Especialista en banca, finanzas, política monetaria y mercados de capitales

Escribe desde Madrid

ver +

Las perspectivas de la economía española vienen deteriorándose de forma ininterrumpida desde finales del año pasado, como demuestra la tercera revisión a la baja consecutiva de las previsiones de crecimiento por parte del Banco de España. El organismo gobernado por Pablo Herández de Cos ha calculado este viernes que el PIB español subirá un 4,1% este año, algo por debajo de lo que estiman el Gobierno y el consenso de analistas (4,3%) e inferior a lo que la propia institución auguraba en abril (4,5%) y diciembre (5,4%). Desde su pronóstico del pasado septiembre (6,3%), el recorte es ya de 2,2 puntos.

La espiral inflacionista, iniciada el pasado verano y agravada por la invasión de Ucrania, está detrás de este ennegrecimiento del panorama. El banco central, así, ha moderado su previsión de inflación media anual para 2022 del 7,5% al 7,2% debido a la entrada en vigor del mecanismo ibérico para rebajar la factura de la electricidad (que rebajará en 0,5 puntos el IPC este año), pero ha elevado "significativamente" sus estimaciones para 2023 (del 2% al 2,6%) y 2024 (del 1,6% al 1,8%). El alza de precios se están "generalizando" a todo tipo de productos y servicios, con lo que la previsión para la inflación subyacente -la que no tiene en cuenta los precios energéticos y de alimentos frescos- se sitúa ahora en el 3,2%, 2,2% y 2%, respectivamente (2,8%, 1,8% y 1,7% en abril). "La intensidad y persistencia del repunte de los precios sigue sorprendiendo al alza", ha advertido la institución

Pese a todo ello, la institución ha mejorado su previsión de creación de empleo medido en términos de horas trabajas para este año (del 1,9% al 4,6%) gracias al positivo dato del primer trimestre, si bien ha rebajado las de 2023 (del 2% al 1,5%) y 2024 (1,6% al 1,1%). Su estimación sobre la reducción del paro (desde el 14,8% del año pasado al 13%, 12,8% y 12,7%, respectivamente) es también mejor que en abril (13,5%, 13,2% y 12,8%). En cuanto al déficit público, prevé ahora una reducción más acelerada, desde el 6,9% del 2021 al 4,6%, 4,5% y 4,2% (5%, 5,2% y 4,7% previo) merced a la también sorprendentemente buena evolución de los ingresos. 

Estabilización incierta

La situación macroeconómica, de hecho, parece estar estabilizándose. El riesgo de recesión está ahora "más alejado" que en abril, aunque no sea del todo descartable, y la previsión del PIB para los dos próximos años (2,8% en 2023 y 2,6% en 2024) apenas ha variado. La rebaja de 0,4 puntos en el pronóstico para el presente ejercicio responde sobre todo a que el dato de crecimiento del primer trimestre (0,3%) fue notablemente inferior al esperado por la variante ómicron del coronavirus y la invasión de Ucrania. Con todo, dicho efecto se ha visto contrarrestado parcialmente por un mejor comportamiento del previsto de los sectores más afectados por la pandemia, como la restauración y el turismo. "En los últimos meses, la actividad económica parece haber incrementado su dinamismo", apunta el organismo supervisor. 

En cualquier caso, el nivel de PIB previo a la pandemia no se alcanzará hasta la segunda mitad de 2023, en principio en el tercer trimestre, cuando el pasado septiembre se esperaba que sucediera ahora, a mediados de 2022. Y ello "si no se producen perturbaciones adicionales, pero es que cada semana se producen perturbaciones adicionales de una intensidad elevada", ha alertado Ángel Gavilán, director de economía del Banco de España. La guerra de Ucrania, así, está penalizando a la actividad al provocar altos precios en numerosas materias primas (energéticas, minerales y alimenticias), afectar a la confianza de los agentes económicos, y moderar el dinamismo de los mercados mundiales con nuevos cuellos de botella en las cadenas globales de suministros (agravadas por la política de 'covid cero' de China'). 

Estos efectos adversos, con todo, se han visto contrarrestados por otros de signo positivo, como la eliminación de las restricciones asociadas a la crisis sanitaria, las medidas fiscales y regulatorias adoptadas para hacer frente a la inflación y la recuperación parcial de la confianza tras el retroceso que sufrió por la guerra. Como resultado de todo ello, el Banco de España estima que el crecimiento del segundo trimestre será del 0,4%, ligeramente superior al del primero, si bien la cifra está sometida a un "elevado grado de incertidumbre".

Finales de año

Noticias relacionadas

El organismo supervisor, así, espera que la guerra siga teniendo una "incidencia notable" en la actividad a corto plazo, pero que, si no se producen "perturbaciones significativas adicionales", el crecimiento cobre "mayor dinamismo" en la parte final del año gracias a la recuperación de la confianza, la mejora en los problemas de suministro mundiales, y el despliegue de los fondos europeos. Con todo, el endurecimiento de las condiciones de financiación por las subidas de tipos que impulsan los bancos centrales podría provocar una "cierta moderación" del ritmo de expansión de la actividad.

El Banco de España, en esta línea, estima que las presiones inflacionistas seguirán acelerándose a corto plazo por la guerra, la política anticovid china, la "traslación parcial" por parte de las empresas del incremento de sus costes a los precios finales y el repunte "relativamente vigoroso" en la demanda de los servicios que conllevan una mayor interacción social. Sin embargo, estima que estos factores se irán atenuando, siempre y cuando el "grueso de la traslación de los aumentos recientes de costes a los precios de venta se haya producido ya" y las "demandas salariales" respondan "de forma limitada al repunte inflacionista, en consonancia con lo observado hasta la fecha".