AUTOMOCIÓN

Volkswagen y Seat presentan la gigafactoría baterías de Sagunt con Ford mirando de reojo

  • El Grupo Volkswagen y Seat presentan el proyecto de la fábrica de baterías de Sagunt, una infraestructura clave para el futuro electrificado de sus plantas de Martorell y Navarra.

  • Su proximidad con la planta de Ford en Almussafes podría acercar a la factoría de la marca estadounidense, que tiene una gran relación con Volkswagen, la adjudicación de dos coches eléctricos el próximo verano.

Volkswagen y Seat presentan la gigafactoría baterías de Sagunt con Ford mirando de reojo
4
Se lee en minutos
Álex Soler
Álex Soler

Periodista

Especialista en motor, movilidad eléctrica e industria del automóvil

Escribe desde Barcelona

ver +

El Grupo Volkswagen y Seat presentan este jueves el proyecto de su gigafactoría de baterías que construirá durante los próximos años en Sagunt, Valencia. Esta planta es una de las piedras angulares del proyecto Future: Fast Forward, que las automovilísticas y otras 60 empresas españolas registraron esta semana para optar a las ayudas del PERTE del Vehículo Eléctrico y Conectado y una infraestructura clave en el futuro electrificado de sus factorías de Martorell y Landaben, Navarra.

Herbert Diess, presidente del Grupo Volkswagen, Thomas Schmall, presidente del consejo de administración de Seat, y Wayne Griffiths, presidente de Seat y Cupra, participarán en el evento acompañados de Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana, Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, y Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo. Alfonso Sancha, responsable del proyecto Future: Fast Forward, e Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, también participarán en el acto. Galán y Diess firmarán un acuerdo estratégico de colaboración para ahondar en una relación que está contribuyendo al despliegue de una infraestructura de carga pública y rápida por España.

La planta de baterías de Sagunt supondrá una inversión de alrededor de 3.000 millones de euros y se convertirá en una de las seis que el Grupo Volkswagen quiere tener en marcha en Europa en 2030. Este desembolso se enmarca dentro de una inversión de 7.000 euros que también se destinarán a la electrificación de las plantas de Martorell y Landaben, donde el consorcio alemán producirá coches eléctricos urbanos a partir de 2025. El inicio de la producción está previsto para 2026 y su localización podría beneficiar no solo a las marcas de Volkswagen, sino también a Ford.

Oportunidad para Ford Almussafes

La planta de Ford en Almussafes, Valencia, competirá durante los próximos meses con la factoría de Ford en Saarlouis, Alemania, por la adjudicación de dos modelos eléctricos que, en el caso de recibirlas, aseguraría su continuidad. En abril, la dirección de la planta valenciana y la empresa firmaron un nuevo convenio colectivo que regula las relaciones laborales hasta 2026, con el objetivo de que sea la que reciba esos modelos, aunque Ford no ha confirmado nada. La nueva factoría de baterías de Volkswagen, que se ubicará a apenas 50 kilómetros de la fábrica de Almussafes, podría decantar la balanza hacia Valencia y acercar la adjudicación de los coches eléctricos por disponer de una fuente de abastecimiento de este componente clave tan cerca.

Pese a que no ha trascendido nada en relación a la posibilidad de que Volkswagen también fabrique baterías para Ford y, en principio, toda la producción se destinará a fábricas del Grupo Volkswagen, la relación entre ambos gigantes automovilísticos es muy buena, colaborando en múltiples proyectos a nivel global que van desde compartir plataformas hasta inversiones en conducción autónoma.

Durante su relación, Volkswagen ha en el accionariado de Argo AI, una empresa de tecnología de conducción autónoma cuyo accionista principal es Ford, y ha permitido a la firma del óvalo usar su plataforma MEB para coches eléctricos (Volkswagen ID. 4, Cupra Born) en dos crossover eléctricos que la marca lanzará en los próximos tres años y producirá en Colonia, Alemania. En contrapartida, Volkswagen presentará en verano el nuevo pick-up Amarok, basado sobre la plataforma del Ford Ranger, el dominador del segmento en Europa y se beneficiará de los avances realizados por la citada compañía Argo AI en materia de conducción autónoma y seguridad activa.

La decisión, en junio

Noticias relacionadas

Desde la dirección de Ford Europa, Stuart Rowley, advirtió que “es previsible” que ambas factorías deban someterse “a un redimensionamiento de su estructura actual” independientemente de cuál sea la planta que se lleve los eléctricos. Ford prevé que en cualquier caso se producirá un excedente de plantilla pero en ningún caso se plantea cerrar la que no gane la adjudicación. “Buscamos futuras oportunidades para la planta que no sea seleccionada”, dice Rowley, que admite que se deberá realizar “un esfuerzo que incluya múltiples partes, incluidos gobiernos locales y nacionales”. La decisión sobre la planta en la que se producirán los eléctricos, según las estimaciones de Rowley, podría llegar a “finales de junio”.

De hecho, los trabajadores de Ford en Almussafes realizarán este jueves paros de 15 minutos con motivo de las palabras de Rowley, que anticipan recortes de plantilla, para pedir que se eviten estos recortes y que, en caso de hacerlos, se busquen “todas las soluciones posibles y con carácter voluntario”. Los sindicatos del Comité de Empresa europeo de los diferentes países se han movilizado conscientes de que “una vez se inicie la electrificación, se generará un elevado excedente de personal” y han propuesto paros conjuntos para “alertar a la dirección que antes de recurrir a la legalidad en cada país debe comprometerse a buscar todas las soluciones posibles”.