Acuerdo por la electrificación

Ford Almussafes firma el convenio para tratar de salvar su futuro

La dirección de la compañía mantiene su apuesta por la fábrica española ante la posibilidad de adjudicarle dos nuevos vehículos eléctricos

Planta de Ford en Almussafes.

Planta de Ford en Almussafes.

2
Se lee en minutos
Xavier Pérez
Xavier Pérez

Redactor Jefe de Motor

Especialista en Periodista de motor centrado en el sector del automóvil y la motocicleta, así como en todas las áreas de economía relacionadas con la automoción, la movilidad sostenible y la electrificación

Escribe desde Barcelona

ver +

La fábrica de Ford en Almussafes sigue aferrándose a su supervivencia. La dirección de la planta y el comité de empresa han firmado el nuevo convenio colectivo que incluye un 'acuerdo por la electrificación' al que llegaron el pasado 27 de enero en una reunión celebrada en la sede de la compañía entre Ford-Europa y el sindicato UGT (mayoritario en la planta). También regula las relaciones laborales hasta 2026, así como el plan de igualdad, un acuerdo de teletrabajo y jornada flexible. Además, la firma del convenio coincide, precisamente, con el cobro de la primera paga por el concepto de 'electrificación'.

El convenio, que ha sido suscrito únicamente por UGT, sindicato mayoritario en la planta de Almussafes, con el rechazo del resto de sindicatos (STM-IV, CCOO y CGT). Según los responsables del comité, el nuevo convenio "rige las relaciones laborales de Ford durante los próximos cinco años, y debe facilitar que Almussafes sea la planta que reciba los dos modelos de vehículos eléctricos que la compañía Ford fabricará en Europa". De esa adjudicación depende el futuro de la fábrica valenciana. La flexibilidad de la plantilla ha sido crucial en ese nuevo convenio, y desde UGT señalan que en las últimas semanas los empleados que estaban teletrabajando han ido regresando al sistema presencial. "Dada por superada la pandemia, eso debe posibilitar una nuevo contrato de treletrabajo y flexibilidad horaria", apuntan.

Los nuevos modelos

Ese acuerdo tiene una vigencia desde el 1 de enero de 2022 al 31 de diciembre de 2026 y establece incrementos lineales no consolidables en las tablas salariales que suman 7.000 euros entre 2022 y 2025 para la plantilla de la factoría, y retornar al IPC en el año 2026. Ahora todo pasa por la ajudicacion de los dos nuevos modelos eléctricos. algo a lo que también opta la planta alemana de Saarlouis. de hecho, si no se asigna a la planta la fabricación de esos vehículos, el incremento salarial pactado será el IPC más el 1 % para 2022, retroactivo a enero.

Noticias relacionadas

La necesidad de esa adjudicación es vital para el futuro de la planta. Además, hay que tener en cuenta que una de las ventajas que ofrecería Ford Almussafes a la compañía es la vinculación con la futura planta de baterías que el Grupo Volkswagen y Seat construirá en Sagunto para abastecer sus fábricas españolas. Todo ello está dentro de la propuesta para el PERTE que se presentará en breve. El acuerdo entre Ford y Volkswagen, vigente, podría permitir que una parte de esas baterías fuesen a parar a Ford para la producción de esos nuevos vehículos eléctricos.

Desde UGT señalan en ese sentido que "en las reuniones del Comité de Empresa Europeo de Ford, nos esforzamos en intentar convencer a la dirección que debe buscar alternativas de viabilidad para la planta que irremediablemente dejará de fabricar automóviles". Una vez se conozca la decisión de Ford "habrá que emplearse en la búsqueda de soluciones para los excedentes de personal que se producirán en Europa como consecuencia de toda esta transformación".