Primer trimestre

El Sabadell gana un 191% más por los menores gastos y provisiones

  • El banco se declara "razonablemente optimista" sobre la evolución de la economía y la morosidad

El consejero delegado del Sabadell, César González Bueno, durante la presentación de los resultados.

El consejero delegado del Sabadell, César González Bueno, durante la presentación de los resultados. / EFE / ENRIC FONTCUBERTA

3
Se lee en minutos
Pablo Allendesalazar
Pablo Allendesalazar

Periodista

Especialista en banca, finanzas, política monetaria y mercados de capitales

Escribe desde Madrid

ver +

El Sabadell ganó 213 millones de euros entre enero y marzo, un 191,9% más que los 73 millones del mismo periodo del año pasado. El fuerte aumento de los beneficios se debió al alza de los ingresos impulsada por su filial británica TSB, la bajada de los gastos tras el ere del año pasado, y el fuerte descenso de las provisiones para afrontar pérdidas. La entidad, así, continúa la recuperación que inició tras el saneamiento extraordinario y el cambio de la cúpula directiva que realizó a finales de 2020, después de la ruptura de las negociaciones para ser absorbida por el BBVA. Sus acciones han subido un 1,18% en la sesión.

Los ingresos básicos del banco crecieron un 3% en el primer trimestre, hasta los 858 millones, gracias a la mayor concesión de hipotecas del TSB, que ha favorecido que la cartera de crédito del grupo crezca un 2,9% en doce meses. Sin la división británica, los ingresos hubieran caído un 1,7%, porque todavía no se han beneficiado del alza del euribor, algo que espera que suceda a partir de junio por el plazo en que tardan en repreciarse las hipotecas.

Por su parte, el ere y el control de los costes generales favorecieron una reducción de los gastos de explotación notable, del 7,8%. Su consejero delegado, César González Bueno, ha refrendado su objetivo de reducir los gastos en 110 millones este año frente al pasado, pero también ha reiterado que no contempla "ninguna reducción significativa" adicional de plantilla al menos hasta después de 2023. Entre otras medidas, así, ha optado por renovar sus contratos con sus proveedores para no tener ninguna "preocupación" por la inflación.

Provisiones suficientes

Las provisiones, asimismo, registraron una caída notable, del 36% (de 354 a 227 millones), al contrario de lo sucedido en otras entidades. El director financiero, Leopoldo Alvear, ha defendido que la entidad tiene ya "suficientes" en vista de la buena evolución y perspectivas de la morosidad, que sigue contenida en el 3,7%.

"Somos razonablemente optimistas. Estamos viendo una reducción en las previsiones macroeconómicas, pero con avances del PIB aún del 4,5%. La evolución del covid ha sido mejor de lo previsto hace dos años. Y pensamos que la mayoría de nuestros clientes podrán pasar la inflación a sus clientes", ha argumentado antes de recordar que el banco no ha liberado todavía los 650 millones en provisiones extraordinarias que realizó en 2020 por la pandemia.

Rentabilidad insuficiente

Noticias relacionadas

El flanco más débil de la entidad sigue siendo la rentabilidad, que ha mejorado en un año del 1% al 5,27% pero sigue sin alcanzar el nivel que exigen los inversores para prestarle capital, objetivo que los directivos esperan lograr pero al que no ponen fecha. En cambio, la reducción de los costes y la mejora de los ingresos le han permitido mejorar su eficiencia del 54% al 47% en un año. El capital aumentó al 12,45%.

González Bueno, por otra parte, ha reiterado una vez más que el banco no prevé hacer fusiones ni compras hasta el final de 2023 y que más allá no lo ha analizado. "Nos está yendo bien porque estamos centrados en el perímetro del banco y no nos distraemos con aventuras ni de compras ni de ventas", ha afirmado. También ha dejado abierta la posibilidad de repartir a los accionistas un porcentaje del beneficio de este año mayor del 31% del pasado ante el aumento de la rentabilidad.